11.9 C
Buenos Aires
InicioPolíticaA 750 años de la muerte de Tomás de Aquino: las mejores...

A 750 años de la muerte de Tomás de Aquino: las mejores frases del santo, teólogo y filósofo italiano

Tomás de Aquino falleció el 7 de marzo de 1274, luego de realizar grandes aportes a la enseñanza escolástica y la teología. La Iglesia Católica tomó muchos de sus conceptos, otorgando mayor reconocimiento a su obra. Gracias a su trabajo, su esfuerzo por difundir el aprendizaje y la filosofía, fue canonizado por el papa Juan XXII en 1323.

Tomás de Aquino nació en 1225 en Roccasecca, un pueblo cercano a Nápoles, Italia. Hijo de una familia de nobles, desde pequeño mostró un gran interés por el conocimiento y el aprendizaje.

Apoteosis de Santo Tomás de Aquino de Francisco de Zurbarán.

Estudió en la Orden de los Dominicos, una organización fundada por el papa Honorio III, con el fin de difundir las enseñanzas de Jesucristo. En su juventud, estudió en la Universidad de Nápoles y la Universidad de París, donde fue discípulo de Alberto Magno, quien sirvió de inspiración para su corriente intelectual.

La teología y la Iglesia Católica

Entre 1264 y 1274 escribió “Summa Theologiae”, una de sus obras más importantes. En esta, aborda la doctrina católica, estableciendo una relación con el conocimiento filosófico. Asimismo, desarrolló conceptos como la ley natural, la teología moral y la filosofía del ser, que han sido utilizados por grandes pensadores.

El catolicismo adoptó varias de las enseñanzas de Tomás de Aquino, lo que otorgó mayor reconocimiento entre el público general. De esta manera, se lo nombró como el teólogo más destacado de la Edad Media, cuyas reflexiones realizaron un gran aporte al pensamiento occidental. Continuó con la investigación y la escritura hasta su muerte, el 7 de marzo de 1274, en el monasterio de Fossanova, Italia.

Logros y canonización

Una de las cualidades que destaca a Aquino por sobre el resto de los teólogos, es que dedicó gran parte de su carrera a estudiar a otros intelectuales, para poder contemplar sus ideas y crear un pensamiento propio. Asimismo, realizó grandes comparaciones entre el trabajo de Aristóteles con algunas premisas de la fe católica.

Tomás de Aquino revisitó los postulados de Aristóteles y ayudó a popularizarlo en la Edad Media

De esta manera, el papa Juan XXII decidió canonizarlo el 18 de julio de 1323 en Aviñón, Francia, sede por entonces del papado. En 1567 fue declarado doctor de la Iglesia y en 1880 como santo patrón de las universidades y centros de estudio católicos. El motivo de dichos reconocimientos se debe a su devoción por el pensamiento y la gran hazaña de realizar un extenso trabajo en sus 49 años de vida.

Las frases más memorables de San Tomás de Aquino

LA NACION

Más noticias
Noticias Relacionadas