16.9 C
Buenos Aires
InicioEconomíaCaputo, en busca de dólares del FMI: cuáles son las dudas que...

Caputo, en busca de dólares del FMI: cuáles son las dudas que frenan al Fondo para darle una ayuda al Gobierno

A primera vista, todo indicaba que sería un encuentro en perfecta sintonía: por fin los enviados del Fondo Monetario Internacional encontraban en Argentina interlocutores que hablaban su mismo idioma fiscalista. Después de décadas de tener que discutir sobre los niveles de recorte de gasto público, un gobierno les presentaba números todavía más drásticos que los que ellos mismos hubieran pensado.

Así, el gobierno promete un equilibrio financiero -producto de un corte equivalente a 5% del PBI, más la eliminación de otros 10 puntos del «déficit cuasi fiscal»-. Y, para completar, el staff del FMI fue recibido con la noticia de una rápida disminución de los subsidios a la energía: las subas tarifarias anunciadas para el primer cuatrimestre implican que el costo fiscal de los subsidios, que en 2023 significaron un punto y medio del PBI bajarán este año hasta el nivel de 0,7%.

Con todas estas señales, parecía allanado el camino para que el Fondo accediera a desembolsar «dólares frescos» que le permitieran a Javier Milei un mayor margen para manejar la volatilidad del primer año tras el shock del reajuste de precios relativos.

Sin embargo, las primeras señales fueron más frías de lo esperado. El organismo dirigido por Kristalina Georgieva está dispuesto a retomar el programa en el mismo punto donde lo había dejado Sergio Massa -es decir, a realizar el desembolso por u$s3.300 millones que había quedado suspendido cuando el ex ministro puso en marcha el «Plan Platita»-, pero no a otorgar más dólares que los que preveía el programa. Al menos, no por ahora.

Caputo da señales

El ministro Luis Caputo, que el lunes estuvo reunido con la misión del FMI y el miércoles retomará el contacto para publicar un comunicado conjunto, hizo otras muestras de ortodoxia financiera y voluntad de pago, al acumular dólares que pudieran ser utilizados para cancelar las obligaciones pendientes.

Así, este martes el ministro pagó -luego de haber colocado una «letra intransferible» al Banco Central- unos u$s1.500 millones por intereses de un bono con los acreedores privados. Y además, deberá afrontar antes de fin de mes los casi u$s2.000 millones que vencen en el calendario con el FMI.

Gita Gopinath, en su última reunión con el jefe de gabinete Nicolás Posse y el ministro Luis Caputo: sintonía en lo fiscal y desavenencia política

Gita Gopinath, en su última reunión con el jefe de gabinete Nicolás Posse y el ministro Luis Caputo: sintonía en lo fiscal y desavenencia política

Pero en el mercado hay una percepción de que ese pago con dólares propios es más la excepción que la norma. El hecho de que el BCRA haya podido comprar más de u$s3.500 millones obedeció a situaciones estacionales y regulatorias que ya no podrán sostenerse.

Para empezar, porque se mantiene un virtual freno importador, pero que gradualmente se irá revirtiendo. De acuerdo con el nuevo esquema, el 13 de enero se agregarán varios rubros a la lista de los autorizados para recibir divisas -hasta ahora sólo se entregaban dólares para la importación de energía-.

A partir de la semana próxima se agregan los pagos para productos farmacéuticos, insumos para la salud y productos fitosanitarios. Pero, además, el resto del universo importador empezará el cobro progresivo en cuotas, lo que implica que se liberarán divisas por el 25% del monto de la importación, y que continuarán subiendo en igual medida cada 30 días corridos, contando a partir del ingreso aduanero.

Y, al mismo tiempo, ya se nota la ralentización en la exportación agrícola, que tuvo su momento fuerte en la segunda mitad de diciembre, cuando los productores aprovecharon la «ventana» de oportunidad que les daba la devaluación para sacar el máximo provecho de su mercadería mientras la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo tocó su punto mínimo.

Ahora, con la brecha otra vez en el escalón del 50%, la actitud del campo vuelve a ser cautelosa y se miran con lupa los contratos del mercado Rofex, donde los futuros para marzo implican un salto devaluatorio de 24% respecto del nivel actual.

Las dudas del FMI

En otras palabras, con más dólares que salen y menos que entran, no hay margen para que Caputo pueda afrontar pagos con fondos propios hasta que ingresen los dólares de la cosecha gruesa -las divisas recién alcanzarían un volumen importante en mayo-.

En la previa del recambio gubernamental se había especulado con la posibilidad de que el Fondo aprobara un monto mayor al previsto en el «stand by», como forma de reforzar las reservas en un momento de volatilidad financiera y una probable recesión. Se llegó a hablar de u$s10.000 millones, con lo cual se sanearía el balance del Banco Central.

El FMI advirtió la necesidad de buscar consensos políticos para que el programa no genere protesta social

El FMI advirtió la necesidad de buscar consensos políticos para que el programa no genere protesta social

Pero en el comunicado que se emitirá el miércoles, así como en la conferencia de prensa que dará desde Washington la vocera Julie Kozack, no habrá menciones al tema. De momento, el directorio tendrá que aprobar la solicitud de «waiver» por el incumplimiento de las metas que se habían acordado para el tercer y cuarto trimestres de 2023.

¿Qué es lo que está frenando al Fondo para dar una ayuda concreta y no solamente discursiva a Milei? Lo cierto es que, aunque se aprecia la determinación fiscalista del nuevo gobierno, en el organismo tienen dudas sobre la sostenibilidad del plan económico.

Y las preocupaciones más importantes no están vinculadas al hecho de que Caputo demore el levantamiento del cepo cambiario ni que mantenga una tasa de interés super negativa en términos reales para los depósitos bancarios.

El FMI pide inclusión social

Más bien, las principales dudas son de tipo político. En el organismo creen que un gobierno en minoría, que se propone un ajuste drástico en medio de un estallido inflacionario, podría perder el control social y afrontar un escenario de agitación. Y está insinuando con claridad que el presidente debería intentar consensos en el Congreso para aplicar su plan de reformas.

De hecho, el énfasis en no perder de vista la inclusión social ha sido una constante desde la misma elección de Milei.

«Se necesita un plan de estabilización fuerte, creíble y respaldado políticamente para abordar de manera duradera los desequilibrios macroeconómicos de Argentina y sus desafíos estructurales, al tiempo que, por supuesto, se protege a los más vulnerables de la sociedad», fue la advertencia de Julie Kozack, en su comunicado oficial tras el anuncio del plan económico.

El vocero Manuel Adorni provocó revuelo político al insinuar que la oposición es responsable por la volatilidad cambiaria

El vocero Manuel Adorni provocó revuelo político al insinuar que la oposición es responsable por la volatilidad cambiaria

También, el gobierno estadounidense envió sutiles mensajes sobre la viabilidad política del ajuste. El embajador Marc Stanley, al felicitar a Milei por su elección, le recordó la necesidad de no descuidar «la inversión en la clase media».

No parece casual, en ese contexto, que el vocero presidencial, Manuel Adorni, haya enfatizado en la necesidad de que el Congreso le asegurara al gobierno el apoyo tanto para la vigencia del DNU desregulador como para el proyecto de «ley ómnibus». Adorni causó revuelo político al insinuar que las críticas políticas a Milei habían sido las causantes de la volatilidad de los últimos días en el mercado paralelo del dólar.

Pero lo cierto es que sus declaraciones tenían como destinatarios, además de los legisladores de la oposición, a los funcionarios del Fondo que están esta semana en Buenos Aires.

Más noticias
Noticias Relacionadas