11.4 C
Buenos Aires
InicioSociedad"Llave egipcia": un estudiante de ingeniería argentino obtuvo el primer puesto en...

«Llave egipcia»: un estudiante de ingeniería argentino obtuvo el primer puesto en un concurso de la NASA

Un estudiante de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) se llevó el primer puesto en un concurso de la NASA por crear un mecanismo para unir estructuras espaciales. Se trata de Benjamín Cinto (24), oriundo de Gualeguaychú, Entre Ríos, quien se encuentra en el último año de Ingeniería Mecánica en la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura.

Todo surgió a partir de la propuesta realizada por la materia “Síntesis de Mecanismo y Máquina”, donde a los estudiantes les propusieron participar del desafío, llamado «NASA Challenge: Positive Connections. A Mechanism to Connect on Contact”,  como parte de un trabajo práctico.

La NASA tiene listo un hábitat para simular un año en Marte

La propuesta sería evaluada más tarde por seis jurados, los cuales forman parte del proyecto Starburst de NASA y también del Laboratorio de Propulsión a Chorro, ubicado en California. Además el grupo incluía a dos profesionales con más de 30 años de experiencia en mecanismos y estructuras de naves espaciales, y un ingeniero con doctorado en Estructuras Espaciales Desplegables.

El desafío propuesto por la NASA para todo el mundo consistió en elaborar un mecanismo para asegurar la unión de segmentos de estructuras espaciales precisas, como antenas o telescopios. Así, cuando se toquen entre sí, puedan vincularse y quedar adheridas tras haber alcanzado su órbita en el espacio exterior.

“El objetivo era crear un dispositivo que los bloquee de manera segura al contacto, sin activarse accidentalmente durante el lanzamiento», explicó el joven.

La participación fue individual y allí presentó el desarrollo de un proyecto que denominó «llave egipcia», ya que está inspirado en el funcionamiento de las cerraduras que se utilizaban en el antiguo Egipto. En ellas se insertaba un pasador con forma de cuña que, cuando avanzaba, los pestillos caían y bloqueaba el sistema.  

¿Qué va a pasar con la educación pública si Javier Milei impone los vouchers educativos?

“Al principio, al leer la consigna, había mucha información y requisitos, lo que hace complejo encararlo. Luego lo llevé a palabras más concisas e ideas más tangibles, evaluando distintas posibilidades para luego modelar y probar hasta llegar a una solución”, detalló Cinto, quien durante la carrera ha realizado y simulado otros mecanismos pero “no con esta cantidad de requisitos”. 

La propuesta debía cumplir con una serie de restricciones físicas, que incluyen el tamaño y la baja masa. Se especificaba que el mecanismo debía activarse sin depender de la intervención manual desde la Tierra o una nave espacial. Además, debía resistir las condiciones de aceleración durante el lanzamiento y no pesar más de un kilo, manteniendo la capacidad de ejercer una fuerza específica para desempeñar su función correctamente.

Un mes tomó la elaboración del mecanismo desarrollado por Benjamín que permite que las piezas hexagonales se unan de manera permanente en el espacio. Después fue recibido por sus docentes, para luego ser postulado a NASA.

Devolución del jurado: simple, viable y resistente

El invento del joven entrerriano sorprendió a los jurados: se destacó que la idea de Benjamín había impresionado a los profesionales por su simplicidad, viabilidad de fabricación y resistencia.

Martín Llaryora y sus límites a Javier Milei: defiende la salud y educación pública

“Esta simplicidad no sólo elevó su viabilidad de fabricación, sino que también infundió confianza entre los jueces de que el riesgo de aumento masivo durante la implementación era mínimo. Además, su diseño aerodinámico aseguró la resistencia del diseño para soportar los rigores de las cargas de lanzamiento y al mismo tiempo minimizar las posibilidades de activación accidental”, rezaba una parte de las devoluciones del jurado. 

En realidad, el nombre de “Llave egipcia” fue idea de su hermano, que es un año menor, ya que le indicó que el mecanismo que estaba desarrollando “le hacía acordar a las cerraduras que se implementaron en Egipto”. Al descubrir que había un cierto grado de similitud, le pareció bien bautizarlo de dicha manera.  

No había antecedentes de que algún estudiante hubiera siquiera clasificado a las instancias finales de este tipo de concursos, mucho menos que lo hubiera ganado.

Cinto comentó que se lo tomó como un desafío personal debido a la complejidad de los requerimientos. Después de casi dos meses de haber presentado el proyecto, un día en una sala médica a la espera de un chequeo de rutina, recibió la noticia de que ya estaban cargadas las posiciones.

La NASA lanzó una aplicación para monitorear la estación espacial desde el celular

“Empecé a leer la devolución del jurado, que era muy positiva, y empecé a sonreír solo, me imagino la reacción del resto de las personas de la sala sin entender por qué estaba tan feliz. Le empecé a enviar los resultados a mi familia, a mi novia, y a mis amigos al instante porque seguía como en un sueño”, detalló el joven estudiante de ingeniería.

El desafío que ganó el argentino está dentro de la plataforma GrabCAD, donde la comunidad de ingenieros profesionales comparte tutoriales, preguntas y debates temáticos.

Hasta julio de este año, el estudiante trabajó como programador en el área de sistemas, y estos últimos meses estuvo enfocado en finalizar la carrera. “Mi próximo objetivo es terminar la carrera, me falta sólo el proyecto final. Y después de ahí ver qué oportunidades se presentan, siempre buscando la innovación y el generar algún tipo de impacto en la sociedad”, detalló. 

Los anillos de Saturno desaparecerán en 2025: conoce cuándo y por qué

Benjamín Cinto reveló que está dispuesto a ceder los derechos del diseño, ya que considera que en el camino surgirán nuevas ideas que podrá patentar en el futuro.

Un recorrido atravesado por la educación pública

“La educación pública durante toda mi vida me ha dado las herramientas para poder competir, especialmente ahora que pude hacerlo con personas consagradas en la ingeniería a nivel internacional”, subrayó Benjamín. 

Además, Cinto resaltó que la Universidad fue clave en su desarrollo académico y que transitar sus pasillos le ha abierto la posibilidad de crecer en todo sentido. “Creo que la Universidad Pública es un espacio que permite igualar oportunidades. Yo vengo de Gualeguaychú, llegué a Rosario porque mis hermanos más grandes ya estudiaban en la UNR, y sabía que era el lugar para desarrollar mi carrera”. 

Benjamín es parte de una numerosa familia, la cual tiene una larga tradición en la educación pública. “Somos seis hermanos, todos realizaron estudios de nivel superior. Cinco vinimos a la Universidad Nacional de Rosario a hacerlos. Mi hermano más grande estudió Antropología, otro de mis hermanos Ingeniería Industrial, el que le sigue Ingeniería Electrónica, y mi hermano más chico está cursando la Licenciatura en Tecnologías Aplicadas al Arte Sonoro”.

RM / Gi

 

Más noticias
Noticias Relacionadas