luciano-pereyra:-regreso-al-luna-park,-los-dias-que-pasamos-en-pandemia-y-la-musica-al-servicio-de-los-demasTecnología 

Luciano Pereyra: regreso al Luna Park, los días que pasamos en pandemia y la música al servicio de los demás

Como sucedió con todos -o con casi todos- la pandemia puso a Luciano Pereyra en una especie de estado de “pausa” apenas interrumpido por un furtivo aunque brevísimo regreso a la actividad, para luego completar puertas adentro un período que transitó entre la incertidumbre, la reflexión, la música y también algo de dolor.

Sin embargo, corren otros aires para el cantante, que a un mes de haber cumplido los 40 años y con más de 20 de trayectoria a lo largo de los cuales editó 13 álbumes de estudio, acumuló en sus vitrinas varios Premios Gardel y salió victorioso del temible Festival de Viña del Mar, entre otros logros, protagoniza un regreso a la acción con todo.

Es que, además de haber iniciado el pasado 21 de octubre una serie de 12 shows en el Luna Park, que retomará el próximo 29 y se extenderá hasta bien entrado noviembre, con presagio de localidades agotadas, Pereyra escaló a la cima del Chart radial.

Tras la pandemia, Luciano Pereyra vuelve a la escena con single nuevo, conciertos y una movida solidaria junto a Tik Tok. Foto Prensa Universal Music

Pero como si eso fuera poco, Luciano, que acaba de lanzar el single ¿Para qué quieres volver? fue elegido como artista del mes por la plataforma Tik Tok, con la cual unirá fuerzas a través de la campaña #DameTuMano para ayudar a la Fundación Sí a que más jóvenes de zonas rurales de la Argentina tengan acceso a la educación universitaria.

Volver, con la cabeza cambiada

“Volver al ruedo, a trabajar; poder volver a hacer lo que uno ama, lo que a uno le gusta hacer con tanta pasión, me pone muy feliz”, dice el cantante, a través de la pantalla del Zoom. Y agrega: “Quizá algo hemos aprendido. Entonces será un volver al escenario con otra cabeza, con el alma renovada”.

Para Pereyra, la vuelta a la escena tuvo su prólogo en los varios conciertos que dio en Tucumán y en un par de festivales; una situación que describe como “un golpe de realidad” que lo puso nuevamente frente a una multitud después de mucho tiempo.

Un “golpe de realidad”, el reencuentro con el público en un Luna Park que se multiplicará por 12. Foto Prensa Universal Music

-¿Hay algo de cierto en eso de que la pandemia haya servido para aprender algo? A primera vista, parece que muchos quieren que todo vuelva a ser como antes, y cuanto más rápido, mejor. Como si la pandemia ya hubiera pasado.

-Es un proceso, el de adaptarnos. Creo que de a poco tenemos que empezar a perder el miedo, pero no el respeto, a esta pandemia, que todavía no terminó. Pero sí creo que es una manera de volver a la normalidad. Claro, está en la conciencia individual de cada uno de qué manera hacerlo.

Yo voy a seguir usando el barbijo al menos un tiempo más. Pero sí está bien recuperar esa normalidad que tanto necesitamos. Son procesos que cada uno tiene que asimilar como pueda, pero eso no quita que de a poco volvamos a recuperar eso que tanto extrañamos, que es la vida de antes.

La música, antídoto infalible

-Artistas a los que entrevisté dividían ese tiempo en etapas: algunas de angustia, otras de reflexión o de introspección, muchas de incertidumbre, también de cierta tranquilidad… ¿Cómo lo viviste vos?

-Pasé por todas esas etapas. Fue muy loco, porque pasabas de un día decir “qué bueno que estoy en casa” a decir: “Ufff, hace 100 días que estoy en casa”. Me preguntaba qué estaba pasando, con la incertidumbre de no saber, de no tener la información real de lo que estaba sucediendo realmente. Pero, no obstante eso, la música jugó un papel super importante.

-¿En que sentido?

-En que, por ejemplo, jamás imaginé que iba a hacer un dueto con Lang Lang. Cantamos una canción con Rosana, hubo festivales virtuales a beneficio, hice un dueto con Denise Rosental, que ahora viene para los Luna como invitada, pude cantar con otros artistas, componer para otros artistas…

Además, tuve que aprender a grabarme. De repente me encontré con un estudio en mi casa, preguntándome qué hacer con eso. Porque siempre tenés un productor o un ingeniero de grabación que te está ayudando. Cuando tuve la computadora y todo el estudio armado, dije: “No no no, devolvamos esto”. Hasta que me estuve que amigar con el proceso.

-¿Hay que pensar que ahora corre riesgo la estabilidad laboral de tu productor y tu ingeniero de sonido?

-¡Jajajaja! ¡Para nada! ¡Jamás! Porque fue muy lindo, aprendí algunas cosas, pero no hay nada como estar vos en la pecera, con el ingeniero y el productor del otro lado, para ir haciendo ese trabajo en conjunto, sin tener que manejar los controles vos.

Pero fue una forma de aprender y lo valoro. Imaginarte que la voz de la canción que grabamos con Lang Lang la grabé en casa yo. Ahora, el tema que está en la telenovela también la grabé en mi casa, como otros que grabé con otros artistas.

Todo eso, es un aprendizaje que valoro, al margen de haber pasado por momentos de tristeza, de no poder ver a mis padres, de no trabajar, no poder abrazarte con tus seres queridos, de la rutina tan importante que es la de un trabajo. Pero ahora creo que estamos en el camino de la normalidad que merecemos, necesitamos y tanto estábamos extrañando.

Cantar para vivir

-¿Te costó armar el repertorio del “regreso”? ¿Cómo se piensa con qué canción arrancar? ¿Es mejor que sea alegórica al momento, que no tenga nada que ver…?

-Sí, me costó armar la lista. Por suerte, con Darío Pacheco, que es mi director musical, ya nos conocemos, y la decisión fue qué saliera por donde tuviera que salir y con lo que sentíamos. La vida continúa y la música también. Y con mi trabajo me siento un bendecido de tener la posibilidad de, por dos horas, olvidarme del mundo cantando.

Pasar por un montón de emociones, a mí me hace feliz. Puede sonar como egoísta, pero yo canto porque me hace muy feliz hacerlo. Pero encima tengo la posibilidad de compartir mi felicidad con tanta gente que viene a un show y durante dos horas poder entretenerlos con música, sin pensar en otras cosas. Es un respiro al alma la música, el concierto…

La frase que más me gusta es: “Una tristeza compartida es la mitad de la tristeza, pero una alegría compartida es el doble de alegría.” Entonces, poder compartir con tanta gente la alegría que a mí me da cantar, imaginá por cuánto se multiplica. Creo que eso se siente y ayuda un montón.

“Una alegría compartida es el doble de alegría”, dice Luciano como mantra. Foto Prensa Universal Music

-¿En qué medida te involucrás con la producción de los shows, más allá de lo que implica cantar?

-Me gusta estar en todo los detalles. Trato de arrimarme a la perfección, aunque nunca se llega. No sé muy bien qué es la perfección. Pero esta vez no me importa si voy a cantar afinado o no. Voy a cantar con más pasión que nunca, con una euforia llena de entusiasmo, de ganas, de vida…

#Dame tu mano, una iniciativa que invita a ayudar

-Hablabas de tu música en el plano de entretener, de compartir… Pero también está el de la ayuda. No sé si una canción puede cambiar el mundo, pero cuando un cantante trabaja en algo benéfico, como la acción que vas a llevar adelante con Tik Tok, algo pasa. ¿Cómo te llevás con esa parte del artista? ¿Es una carga, una responsabilidad adicional?

-Para mí, cantar es algo natural. Si no canto me muero. Es una necesidad de mi alma y lo disfruto mucho. Si encima puedo ayudar, ¿cómo no hacerlo? Claro que a veces nos demandan responsabilidades que por ahí no nos corresponden. Pero sí, uno tiene que tirar una mano, cuando se puede ayudar. Encima, en estos momentos en los que las redes y plataformas cumplen aun rol tan importante…

A mí me gusta la red social humana de la mesa larga, con la familia, la pareja, los perros, los amigos… Pero cuando la tecnología hace que la red humana y la digital convivan, surgen esta clase de movimientos y eventos.

Luciano en conexión directa con el público, en un ida y vuelta que va más allá del cara a cara y se prolonga en las redes. Foto Prensa Universal Music

Hace poquito cumplí años, y para esa fecha siempre recibo el mejor regalo posible: todos mis clubes de fans hacen obras benéficas, se sacan la foto o hacen un videito y yo los reposteo. Entonces, no solamente me hacen un regalo a mí, no solamente ayudan a alguien, sino que se están haciendo un regalo a sí mismos. Porque la sensación de dar algo por el simple hecho de dar es bárbara.

En esa dirección va #DameTuMano, la iniciativa con la que la plataforma Tik Tok y Luciano apuntan a ayudar al proyecto residencias Universitarias de la Fundación Sí en la Argentina, que busca brindar alojamiento, alimentos y apoyo económico a jóvenes de localidades rurales para que terminen una carrera universitaria o estudios profesionales de otro tipo. 

“La propuesta ayuda a un montón de chicos; Tik Tok va a estar donando un monto importantísimo para ayudarlos en algo básico y elemental que es el acceso a un derecho como la educación. El futuro de los países se basa en la educación de los jóvenes; es fundamental. Sin un país educado no hay futuro, para mí”, advierte el artista.

Y anuncia: “Yo voy a hacer un vivo el 27 de octubre a las 18, y si estás con el celu mirando, ya estás ayudando, porque por cada persona que se conecte al vivo, la plataforma va a estar donando dinero. Además, la gente puede hacer un video a través de un filtro que se llama Abre tu corazón o con el hashtag #DameTuMano, y eso también sirve para que la gente de Tik Tok siga sumando aportes”.

Al servicio de la gente, Luciano Pereyra detalla cómo será su contribución a la Fundación Sí, en sociedad con Tik Tok. Foto Captura Zoom

“A mí me emociona muchísimo cuando Manu Lozano -director de la fundación- junto a la Fundación, nos hace partícipes de eventos a través de los cuales podemos ayudar a quienes más lo necesitan. Hoy, una red social se hace más humana que nunca, y ayudar está al alcance de cualquiera conectándose durante un ratito con su teléfono”, concluye Pereyra.

-¿Y qué pasa con lo de la responsabilidad?

-A veces es verdad que nos cargan de responsabilidades que no podemos enfrentar, porque somos humanos y además tenemos muchas otras. Creo que en cambio hay personas que sí, que tienen el deber de atender los problemas de una sociedad; lo digo a nivel político y social. Y son ellos, porque por algo son elegidos por el pueblo: para atender sus necesidades.

Luego uno, dentro de lo que tiene a su alcance, puede ayudar. Más aún, si es con lo que nos gusta hacer; en mi caso, con la música. Y la mayoría estamos todo el día con el telefonito en la mano. Así que vos también, con un ratito, podés ayudar.

“La propuesta ayuda a un montón de chicos; Tik Tok va a estar donando un monto importantísimo para ayudarlos en algo básico y elemental que es el acceso a un derecho como la educación.”

Un nombre, una causa

-¿Nunca te dio algo de vértigo o miedo pensar que la sola mención de tu nombre puede contribuir a una causa? Digo, al pensar cuánto poder encierra eso de que con sólo mencionar a Luciano Pereyra, un montón de gente diga “vamos tras eso que está bueno”. 

-Ahora que lo decís, ¡me está cayendo la ficha! ¡Jaajajaja! Me está empezando a dar julepe ahora. ¡¿De qué me estás hablando?! Qué loco… Bueno, bienvenido sea. Cuando están esos momentos de que cae la ficha, claro que da miedo. Pero, por otro lado, te da una responsabilidad muy linda e importante que uno tiene que aprender a llevar.

Saber que uno, con poquito o mucho de lo que pueda dar, no cambia el mundo pero ayuda. Podés decir, “ok, me da miedo”. Pero, ¿qué hago? ¿Me acobardo con el miedo o salimos adelante a ver qué pasa y lo logramos?

Entonces, te das cuenta que no estás solo, que tenés al lado a una plataforma como Tik Tok o una productora como Luján Producciones, o una compañía como Universal Music, y algo mucho más importante incluso que yo, que es la gente. Que es la que lo hace, lo decide y colabora.

Mis clubes de fans hacen donaciones, en Chile, en Paraguay, van a asilos de ancianos, a comedores infantiles… Y hablamos de países muy golpeados, económicamente, donde vale mucho ese esfuerzo. Entonces, ¿cómo no voy a querer estar bien físicamente, de mi garganta, para darles el mejor concierto de mi vida todas las noches?

En plan de reflexión y disfrute, Luciano Pereyra vuelve a compartir su música y lo celebra. Foto Prensa Universal Music

Una canción para devolver tanto amor

-¿Qué valor tiene la canción Tu mano, que es la que elegiste como leit motiv, en este marco?

En un momento muy difícil de mi vida, duro, de salud, que ya se conoce, hubo un montón de manos que estuvieron ahí; un montón de energía linda, de música que me llegó, hubo muchos rezos que me llegaron, y es lo que hace que hoy esté en pie. En base a eso hice la canción Tu mano. Entonces, es momento de carácter transitivo, de hacer fluir lo que a mi me llegó y devolver lo que a mí me tocó.

Digo “bueno me llegó esto, lo pude recibir, me hace estar muy bien, gracias”. Pero se agradece devolviendo, Y la manera de agradecer hoy es cantando, y con este tipo de obras a la que se suma Tik Tok. Todos estamos involucrándonos, también desde la difusión. 

-¿Dónde quedaron esos momentos difíciles de salud que atravesaste? ¿Tratás de olvidarlo, lo usas como arma de defensa, como experiencia de aprendizaje…? ¿En qué lugar lo pusiste?

-Depende. Es imposible olvidar las cosas importantes que te marcan la vida. Es imposible olvidar que tuve la oportunidad de cantante a un Papa, de cantar con Lang Lang, y también de que me ha tocado pasar un momento de salud que casi no lo cuento. Pero el presente es un momento que bueno, “la viví, la cuento, la canto, cuento mi experiencia, y si sirve de algo o a alguien, como a mi me ha servido, mejor.

-¿A vos te sirvió?

-A mí me sirvió para escribir una canción que se llama Tu mano, que después de ocho o 10 años de la operación, hoy puede a ayudar a otras personas. El resultado es genial. Pasé por momentos de mucha tristeza, momentos de preguntarme por qué, el enojo… Algo que puede pasarle a todos. Pude salir adelante, con mucha gente detrás, tirando buena vibra.

Esa energía, primero la transformé en canción, después esa canción ayudó a mucha gente que ha pasado por situaciones similares, acompañó a muchas gente a salir de situaciones difíciles. En los conciertos, cuando la canto, toda la gente se agarra de las manos, algo que ahora, por la pandemia, no se puede, pero la energía está ahí.

Y redoblé la apuesta con la fe y la creencia. Siempre fui creyente, pero con una cuestión así, mucho más. No soy un pastor, pero sí me aferre mucho más a la fe y a Dios. Y ahí encontré una buena clave para seguir adelante. Entonces, no se olvida. Pero si uno tiene la posibilidad de transformarlo en buena vibra para ayudarse a sí mismo y a quienes más lo necesitan. es una bendición.

Bastante más qué números

-Ahora dicen que llegaste al puesto uno en el chart radial. ¿Pasar por aquella experiencia te hizo asimilar de otra manera el tema de los rankings, los premios y ese tipo de logros?

-Es un lindo regalo, siempre, el reconocimiento. Y más cuando viene del público. Pero cada vez estoy más lejos de ser un número.

-¿Lo fuiste alguna vez?

-Por momentos, sos un número. Porque las estadísticas, las encuestas, los discos vendidos… Fue una lucha de todos los días, para no serlo, y trabajo cada día aun más por alejarme de un número y acercarme a seguir siendo lo que soy desde que nací, hasta el día que me muera: un ser humano que hace música. Tengo mucha pasión por lo que hago, y eso me da mucha felicidad.

Hipócrita tampoco soy. Gracias a mi trabajo pago las expensas de mi casa, la patente del auto, el supermercado, con la inflación que a todos nos jode y con una sociedad económicamente muy golpeada. Eso me entristece mucho. Pero creo que para todo hay un momento. Está el momento del número, de “qué lindo que estás en tal puesto…”

Buenísimo. Listo. Pero no todos los días está uno con el overol de trabajo, y cuando llegás a ti casa, te sacás los zapatos y te abrazás a tu familia, a tu perros, a tu mujer… Ahí volvemos a la red social y a la esencia que trabajo mucho para no perder.

“Trabajo cada día aun más por alejarme de un número y acercarme a seguir siendo lo que soy desde que nací, hasta el día que me muera: un ser humano que hace música.”

-¿Cuánto tiempo estuviste sin jugar al fútbol por la pandemia?

-Un montón, Me ponía los botines en mi casa y pateaba. Solo, con lo perros o con mi novia, pateábamos un rato. Ahora no puedo hacerlo porque es un deporte de contacto, y con los shows hay que tener cuidado, a los 40. Pero estoy super enganchado con el tenis, salgo a correr, hago bicicleteadas.

Me levanto a la mañana, puedo ver, respirar, ese aire que respiro hace que mis cuerdas vocales vibren y puedo cantar. Y encima, después, compartirlo con tanta gente. No tengo mucho más para pedir. Lo importante es no dejar de cantar.

Luciano Pereyra hará un VIVO en Tik Tok el 27 de octubre a las 18. Mientras tanto, desde este lunes 25 hasta el 5 de noviembre quienes creen un video con el hastag #DameTuMano o con el filtro Abre tu corazón, estará contribuyendo a que la plataforma sume un monto de dinero a su donación a la Fundación Sí.

Luciano Pereyra presenta su show De hoy en adelante en el Luna Park los días 29, 30 y 31 de octubre y 5, 6, 7, 11, 12 y 13 de noviembre a las 21. Entradas en venta a través de TicketPortal desde $2400.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados