la-ciudad-pone-un-telefono-para-denunciar-camioneros-que-controlen-preciosPolítica 

La Ciudad pone un teléfono para denunciar camioneros que controlen precios

El jefe de Gabinete Felipe Miguel dijo que los comerciantes que se sientan “amenazados” pueden comunicarse con el 911 “para que la Policía de la Ciudad se haga presente en los comercios”.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció este lunes que habilitó un número de teléfono para que los comerciantes denuncien a sindicalistas de Camioneros que busquen controlar precios, de acuerdo a lo consensuado entre la Secretaría de Comercio de la Nación y el gremio que manejan los Moyano.

“Frente a cualquier situación que reciban como un hostigamiento, una amenaza o una dificultad para poder ejercer sus derechos cuentan con el 911 para ponerse en contacto con la Ciudad”, anunció el jefe de Gabinete Felipe Miguel,  junto al nuevo secretario de Asuntos Públicos, Waldo Wolff

En declaraciones a Todo Noticias, De Miguel dijo que aquellos que se comuniquen tendrán a su disposición a la Policía de la Ciudad para que “se haga presente en los comercios y reestablezca el imperio de la ley”.

Asimismo, el funcionario porteño apuntó que “una vez más, el Gobierno nacional pretende imponer su voluntad por la fuerza y sobre todo por fuera de la ley”. 

“Como no logran bajar los precios y la inflación convocan a sindicalistas, a piqueteros para que amedrenten a los trabajadores y comerciantes para que no suban los precios”, evaluó al tiempo que tildó la iniciativa oficial de “ilegal e inadmisible”.

El funcionario dijo que el control de precios “nunca funcionó en la Argentina” y definió la medida del como la implementación de una “fuerza paraestatal para amedrentar y hostigar a los comerciantes”.

Por su parte, ​Wolff insistió con que “si alguien siente amenazado su comercio, hostigado, intimidado puede hacer la denuncia”.

A su vez, el secretario de Asuntos Públicos se refirió a los antecedentes de Oscar Borda, el hombre de Hugo Moyano en Camioneros que se encarga de armar los “aprietes” cuando hay conflictos con las empresas.

Wolff arremetió contra el Gobierno por “darle el status de grupo paraestatal a gente con los antecedentes que tiene quien comanda este grupo d logística, Oscar Borda”.

El secretario dijo que el ladero de Moyano es “un hombre que atacó una empresa en Avellaneda y se agarró a trompadas con el dueño, le pegó al dueño y tiene actuaciones legales por esto”.

“Es una escalada más hacia un chavismo que nosotros no vamos a permitir”, sentenció. 

La polémica se inició luego de que la semana pasada trascendiera que el Sindicato de Camioneros se sumaba a los controles que la Secretaría de Comercio realizará en los centros de distribución de los principales supermercados.

El objetivo es garantizar el abastecimiento en las góndolas para dar cumplimiento del acuerdo que el Gobierno firmó con las empresas para mantener congelados los precios de 1.900 productos y alrededor de 20.000 artículos de primera necesidad que se venden en las grandes cadenas por 180 días.​

Rodríguez Larreta acusó al Gobierno de mandar a “patotear a los camioneros y piqueteros

Horacio Rodríguez Larreta se plegó a las voces que se alzaron contra la decisión de la Secretaría de Comercio de sumar al sindicato Camioneros al control del programa Precios Justos con una crítica directa a la medida, calificándola de ilegal.

“El gobierno nacional manda al sindicato de Camioneros y a militantes de Barrios de Pie a patotear centros de distribución para ‘controlar precios'”, arrancó Rodríguez Larreta un hilo en su cuenta personal en Twitter.

Además, se refirió a la decisión como “ilegal, que no sirve para nada y que es lo opuesto a lo que necesitamos los argentinos”.

Para el jefe de Gobierno porteño, la presencia de Camioneros en los centros de distribución “es ilegal porque el Estado no puede usar a los sindicatos ni a los piqueteros para controlar. No tienen nada que hacer ahí, si el Estado quiere controlar algo tiene que ocuparse por sí mismo, no puede delegar esa tarea”.

“Pero, además, no sirve para nada”, insistió.

“No sé cuántas veces van a intentar apretar para controlar precios antes de convencerse de que no funciona”, aseguró, antes de dejar en claro su receta: “La inflación se resuelve con medidas planificadas que ataquen el problema”.

Para el final, volvió sobre la idea del amedrentamiento que el Gobierno estaría tratando de imponer entre empresarios y comerciantes.

“Quienes trabajan y producen necesitan que les saquen la pata de encima y los dejen trabajar, no que les manden patotas a apretarlos poniendo a argentinos contra argentinos. Que el gobierno se dedique a gobernar y deje a los argentinos trabajar”, concluyó.

Articulos relacionados