alberto-fernandez-lopez-obrador,-una-alianza-que-al-final-no-es-tan-estrechaPolítica 

Alberto Fernández-López Obrador, una alianza que al final no es tan estrecha

La elección al presidente del BID, en la que Argentina se alió a Estados Unidos y Brasil, puso de manifiesto diferencias que estaban latentes. Gestos no correspondidos, sobre todo por México.

El Presidente privilegió la relación con Lula, que bancó la propuesta de Bolsonaro”, reconocían el miércoles en el entorno de Alberto Fernández. Y referían al resultado de las negociaciones por las cuales el Gobierno argentino decidió apoyar al candidato propuesto Brasil para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (el BID), Ilan Goldfajn, quien resultó ganador el último domingo.

La carrera por el BID terminó enturbiando la relación de los gobiernos de Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador, quienes insistieron en las últimas horas en decir que son “amigos”, “aliados”, como lo prometieron ser en 2019. Esa relación también fue impactada por el triunfo de Luis Inacio Lula da Silva en Brasil, país que -históricamente- lejos de ser complementario con México, compite. 

Para el caso, si Alberto Fernández impuso una licencia médica para no viajar a México este jueves 24, adonde estaba invitado. López Obrador dejó en evidencia su molestia por el resultado de la última elección en el BID. Mostró su furia en público con Estados Unidos, con Argentina y con el FMI, promotores de la victoria de Goldfajn, a quien definió como “más de lo mismo”, y un candidato que continúa la línea del  “período neoliberal”.

El candidato mexicano a la presidencia del BID Gerardo Esquivel no logró más que dos votos en la elección del domingo, y su anterior candidata, Alicia Bárcena, había sido vetada en silencio por EE.UU.

Al retirar a la economista argentina Cecilia Todesca de la contienda, Santiago Cafiero negoció con Brasil, y Sergio Massa con Goldfajn, que en la nueva cúpula del mayor banco interamericano, Argentina tenga tres buenos altos puestos. Ello se verá sobre la marcha.

Este jueves, después de haber suspendido la cumbre de la Alianza del Pacífico que se hacía en México, López Obrador comenzó a recibir visitas, salvo las de Lula y Alberto: el colombiano Gustavo Petro; el ecuatoriano Guillermo Lasso; y el chileno Gabriel Boric, que dejó un mensaje algo críptico. “Si hubiésemos tenido un diálogo más profundo, hubiese sido más fácil ponerse de acuerdo con el BID”, señaló. Todas las propuestas para tener un candidato único contrario al de Washington fracasaron.  Mexico, como Argentina y Chile presentaron tres distintos.

Clarín sabe que, desde hace tiempo, diplomáticos y funcionarios le vienen diciendo Alberto Fernández y a Cafiero que la alianza con López Obrador no es estrecha como se dice. Más bien ha sido no correspondida por los mexicano. Y está llena de incumplimientos. Vale la pena un listado.

Argentina hizo tres visitas de alto nivel México: la de Alberto F, en febrero 2021, que se sucedió a la que le hizo como presidente electo; la del, canciller Felipe Solá, en setiembre 2021, y la del canciller Cafiero, en mayo de 2022.

A su turno México hizo sólo una visita del canciller Ebrard en enero de 2022. Y en octubre pasado el mismo diplomático le hizo un fuerte desplante a la Argentina al pegar un faltazo de último momento a la Cumbre de la Celac-Unión Europea que se realizó en Buenos Aires. Ello molestó incluso a los europeos. Aún asi, la presidencia pro tempore de la Celac para Alberto Fernández la habilitó principalmente el mexicano.

Por otra parte, a nivel interno se llegó a la conclusión de que varias de las posiciones públicas de AMLO a favor de la integración latinoamericana son contradictorias con sus acciones concretas como por ejemplo su negativa a ir a la Cumbre de las Américas -lo que dejó en off side a Alberto-.  

Después de proponer que había que desarmar la Organización de Estados Americanos, discurso que por unos meses abrazó el presidente argentino, AMLO se fue a visitar a Joe Biden. “¡En el avión a Washington!”, había dicho en público Beatriz Muller, la primera dama mexicana. En tanto, Alberto tenía su visita Biden para el 26 de julio, pero tras la suspensión por el COVID del mandatario norteamericano, los funcionarios argentinos nunca pudieron re agendarla. 

En 2020, AMLO había promovido una suerte de “rebelión” contra el candidato de EE.UU. a conducir el BID entonces, el cubano americano Mauricio Claver Carone, despedido del organismo por conductas irregulares en septiembre último. La cruzada la lideró finalmente Argentina, con su fallido candidato, Gustavo Béliz, y México terminó jugando como lo dispuso Estados Unidos. 

En lo comercial, también hay escasos avances con México. Muchos anuncios, pero ninguno se concreta.

El comercio bilateral es muy bajo para ser la tercera y la segunda economía de América Latina: US$ 2.098 millones en 2021. Además es desfavorable para la Argentina, que perdió más de US$ 700 millones de dólares teniendo en cuenta que las exportaciones en 2021 fueron de US$  695,3 millones y las importaciones treparon hasta US$ 1.403 millones.

El 12 de noviembre se anunció la apertura del mercado de carnes de México, este es un tema que lleva años de demora. Pero había sido anunciada en la visita oficial a México del presidente Fernández en febrero de 2021, cuando López Obrador asumió el compromiso de impulsar las negociaciones sanitarias para los productos bovinos.

Articulos relacionados