murio-hebe-de-bonafini:-su-vinculo-con-el-papa-francisco,-del-odio-al-amorPolítica 

Murió Hebe de Bonafini: su vínculo con el papa Francisco, del odio al amor

La líder de Madres de Plaza de Mayo, al igual que el kirchnerismo, estaba enfrentada con Jorge Bergoglio. Con su llegada al Vaticano, desarrollaron una relación de amistad.

20/11/2022 13:25

Actualizado al 20/11/2022 13:25

A tono con lo que había sucedido con el kirchnerismo cuando era Arzobispo de Buenos Aires y a partir de marzo de 2013 se convirtió en Francisco, la relación de Hebe de Bonafini y Jorge Bergoglio cambió completamente cuando el cardenal fue ungido Papa en marzo de 2013. De la oposición feroz a una relación de amistad.

El Papa recibió a la titular de Madres de Plaza de Mayo en la residencia de Santa Marta, en 2016. El encuentro se extendió durante una hora y Bonafini fue acompañada por Marta Cascales, esposa del ex secretario de Comercio del kirchnerismo, Guillermo Moreno.

El acercamiento ya se había producido antes, cuando Hebe decía: “Siempre me está invitando Bergoglio para que vaya. Le pido varias cosas que, si él las hace, yo voy a ir”.

Más adelante contó: “Me invitó muchas veces al Vaticano. A mí me parecía que no debía ir porque me había peleado muchas veces con él. Hasta que un día mandó a un obispo a mi casa, charlamos y acepté la invitación”.

La titular de Madres admitió que le pidió disculpas al Papa por las críticas que le había hecho antes: “Hay que pedir perdón cuando uno se equivoca. Le dije que nos habíamos equivocado, como nos equivocamos con Néstor Kirchner”.

En mayo del 2017, el Papa y Hebe habían intercambiado cartas. Gobernaba Macri y Bonafini le contó a Francisco: “Te escribo para decirte cuánto te necesitamos todos. La estamos pasando muy mal, el país parece una montaña que se cae a pedazos como cuando sucede un terremoto (…) Francisco, te pido que el 30 no te olvides de nosotras, que le pidas a Dios que no nos abandone”.

Y un año más tarde, la propia Bonafini difundió una carta de Francisco en la que la comparaba con Jesús. “No hay que tener miedo a las calumnias. Jesús fue calumniado y lo mataron después de un juicio ‘dibujado’ con calumnias. La calumnia solo ensucia la conciencia y la mano de quien la arroja”, firmaba Francisco, quien le hizo llegar el texto a través de la Nunciatura Apostólica.

En esa misiva se dirigió a Bonafini como “Querida Hebe”, y le expresó que rezaba por ella y por el resto de los dirigentes de Madres de Plaza de Mayo. Esa carta llegó luego de que la Justicia tratara de hacer un inventario en la sede de Madres, en el marco de la causa por Sueños Compartidos, un procedimiento que fue resistido por la propia Bonafini.

Una década antes de la visita al Vaticano, el panorama era muy distinto y la relación entre ambos era poco menos que inexistente.

En el Tedéum del 2006 en la Catedral Metropolitana, el entonces cardenal Bergoglio había pronunciado una homilía que los Kirchner interpretaron como una severa crítica y, desde entonces, decidieron tomar una postura mucho más dura.

Una vez más Hebe de Bonafini fue una de las puntas de lanza de esa ofensiva y dijo que “Bergoglio es la basura que se va a oponer siempre a alguien que quiere juzgar y condenar y hacer las cosas bien, como Néstor Kirchner”.

En enero de 2008, pasó a la acción y encabezó una toma en la Catedral Metropolitana. Al salir dijo con ironía: “Nos clausuraron los baños y tuvimos que improvisar uno, detrás del altar”.

Articulos relacionados