fernando-rapallini,-el-arbitro-punk-que-jugara-el-mundial-y-no-para-de-sonreir:-“vine-a-disfrutar-absolutamente-todo”Deportes 

Fernando Rapallini, el árbitro punk que jugará el Mundial y no para de sonreír: “Vine a disfrutar absolutamente todo”

A los 44 años, con tres Superclásicos y el plus de haber sido el primer árbitro sudamericano en dirigir en una Eurocopa , es uno de los siete representantes del referato argentino.

El árbitro punk adopta aquí en Doha un perfil FIFA. Es Fernando Rapallini, apodado en algunas páginas de Internet con picardía debido a su fanatismo por ese tipo de rock y su presencia en recitales.

No hay un peinado extraño ni aros, apenas el tatuaje en su pierna izquierda que recuerda los países por los que pasó. Ya tiene a Qatar en su piel.

En una mañana más que calurosa atiende en zona mixta a la prensa en inglés y español, y más allá de que cuida mucho cada palabra, no puede ni quiere disimular su alegría. “Vine a hacer mi Mundial, a disfrutar absolutamente de todo. No siento presión, sino mucha libertad y alegría para dirigir. Es un orgullo y un privilegio muy grandes”, dice.

Fernando Rapallini: “No siento presión, sino mucha libertad y alegría para dirigir”. Foto: Marcelo Ferreiro / Enviado Especial

A los 44 años, con tres Superclásicos y siete finales en el curriculum, más el plus de haber sido el primer árbitro sudamericano en dirigir en una Eurocopa (fue el 17 de junio de 2021, en Ucrania-Macedonia, donde cobró bien dos penales), Rapallini es uno de los siete representantes del arbitraje argentino. Lo acompañan Facundo Tello, el otro juez principal (es la primera vez que Argentina aporta dos), los asistentes Juan Pablo Belatti, Diego Bonfá, Ezequiel Brailovsky y Gabriel Chade, más Mauro Vigliano como encargado del VAR.

¿Una prueba de que el arbitraje argentino tiene mejor imagen de la que pensamos?  “Tiene que ver con la carrera de cada uno y lo que cada uno se ha ganado en la cancha”, responde el nacido en La Plata que además trabaja en un emprendimiento familiar de construcción de piletas de natación.

Siempre amable, parece un poco incómodo cuando le insisten en que para que él llegue a la final Argentina tendría que quedar eliminada. “Todavía no empezamos, vamos paso a paso”, dice en una elegante salida. Se niega, además, a cualquier comparación con el fútbol argentino, es evidente que en la instrucción también se habló de la relación con todo lo externo.  

Fernando Rapallini fue uno de los elegidos por FIFA para hablar con los medios acreditados. Foto: Marcelo Ferreiro / Enviado Especial

Después, conversa con Clarín.

-¿Cómo estás viviendo tu primera experiencia mundialista?

-Con mucha expectativa, muy contento, estamos trabajando muy duro desde hace mucho tiempo, tenemos mucha instrucción, entrenamiento y preparación.

-¿Ya les dieron algún lineamiento preciso de cómo quieren que dirijan?

-Precisos tenemos que ser con todo. Estamos con la instrucción de hacer las cosas como las venimos haciendo para tratar de que sea un espectáculo muy lindo para todos, no más que eso. Las reglas son las mismas. La idea es respeto por el juego y por la integridad del jugador.

-Una novedad es la tecnología del fuera de juego semiautomático, ¿los ayuda eso?

-Sí, claro, es una herramienta muy valiosa, que nos va a permitir tener más celeridad en las decisiones y en el juego.

-Estás a favor del uso de la tecnología…

-Sí, por supuesto, es una gran ayuda. Nosotros tenemos que tomar las decisiones en el campo y después, si cometemos algún error, para eso esta la tecnologia.

Fernando Rapallini valora la ayuda de la tecnología. Foto: Marcelo Ferreiro / Enviado Especial

La otra novedad es la presencia de seis árbitras mujeres por primera vez. ¿Cómo están viviendo ese cambio?

-Con mucha alegría. Para nosotros son compañeras, es algo natural. Somos un solo equipo: cuando arribamos hace diez días un cartel de FIFA decía Team One y nosotros decimos que es One Team, un solo equipo y no es un juego de palabras.

-Para los hinchas tal vez no sea tan natural que dirija una mujer.

-Para nosotros sí.

Saluda Fernando Rapallini, apurado por un hombre de la FIFA. Luego, termo y mate en mano se sube a un micro para seguir disfrutando su primera aventura Mundial.

Doha, Qatar. Enviado especial

GL

Articulos relacionados