cumple-60-anos-juana-molina,-la-artista-que-se-escapo-del-exito-televisivo-para-dedicarse-a-su-pasion-musicalTecnología 

Cumple 60 años Juana Molina, la artista que se escapó del éxito televisivo para dedicarse a su pasión musical

Dejó el exitoso show “Juana y sus hermanas” para convertirse en una música disruptiva y logró fama a nivel mundial.

Juana Molina abandonó la televisión para dedicarse a la música (Foto: Archivo).

Juana Molina, protagonista de Juana y sus hermanas, un programa humorístico que tuvo tres temporadas en los noventa, cumple 60 años. Hace tres décadas abandonó la televisión para dedicarse a su pasión, la música.

Juana Rosario Molina Villafañe nació en Buenos Aires el 1° de octubre de 1962, en una familia de artistas. Su madre es la ex modelo y actriz Chunchuna Villafañe y su padre, el compositor y cantante de tangos Horacio Molina. En el living de la casa tenían un gran mueble con los discos de cada integrante de la familia. Ella los escuchaba todos y, a veces, cambiaba los vinilos de otros estantes al suyo.

Leé también: Juana Molina se transforma en paraguaya punk

A los cinco años aprendió a tocar la guitarra y componía canciones en su casa. Durante la dictadura militar, la familia Molina vivió seis años en París, durante los cuales la adolescente Juan escuchando no sólo los discos de The Beatles, George Harrison, Ella Fitzgerald y Joao Gilberto, sino también la radio francesa. Así creció su pasión por la música.

Juana Molina y un show rockero. Foto: Juli Garcia fotografia.

Primero llegó a la televisión, donde exhibió sus dotes de comediante disruptiva e irónica en La noticia rebelde, en 1988, y luego su humor se viralizó en el programa de Antonio Gasalla.

Después protagonizó su propio show, Juana y sus hermanas, donde interpretaba a personajes tan estereotipados como ridículos que todavía hoy se imitan, como Gladys la cosmiatra, la concheta Roxana Peyrou, la modelo Marcela Balsam, la tenista Estefi Grasa y la psicóloga Ruth. El programa humorístico se convirtió en una obra de culto para muchos fans.

Juana Molina y la música

En 1993 nació su hija Francisca y abandonó las luces de la televisión para dedicarse a lo que realmente le gusta, que es la música. “Siempre supe que lo que hacía era lo que me gustaba, pero no me animaba. Hasta que un día decidí salir adelante con la música. Lo más importante es que me guste escuchar el tema una y otra vez. Era cuestión de plantarme y no tener tanto miedo. No es la misma la exposición haciendo de otra que haciendo de una”, contó en una entrevista con La Viola.

Además del compilado de Juana y sus hermanas, editó ocho discos de estudio: Rara (producido por Gustavo Santaolalla en 1996), Segundo (2000), Tres cosas (elegido por The New York Times como uno de los discos top ten de 2004), Son (2006), Un día (2008), Wed 21 (2014), Halo (2017) y el EP Forfun (2019). También grabó su primer disco en vivo, ANRMAL, en el festival NRML de México.

Juana Molina: pateando el tablero

La actriz, además, decidió abandonar los cánones estereotipados de belleza para lucir la suya de manera natural. En una nota con 7 Días, contó: “Yo preferiría, como todo el mundo, ser una mujer hermosa que no necesite nada. Ahora las chicas que no son muy lindas igual pueden verse lindísimas, no solamente porque hay muchas cosas para verse mejor, sino porque hay una idea más amplia de la belleza”.

“En mi adolescencia eras fea y chau, y no existía posibilidad de ser linda de otra manera. Ese concepto de ‘chicas que planchan en una fiesta’ cambió para siempre”, agregó.

Juana Molina, ícono de la música disruptiva en todo el mundo.

Y explicó por qué eligió el look natural con canas y sin maquillaje y cómo le gusta vestirse: “A mí no me importa ser zaparrastrosa siempre y cuando la zaparrastrosa tenga una armonía. Por ahí tenés un pantalón que no da más pero que justo es de un color que combina bárbaro con otra cosa que no da más y todo el linyerismo junto tiene un sentido. No me gusta la ropa nueva, me parece que tiene algo artificial, sin alma”.

Articulos relacionados