el-gobierno-le-otorgo-emisora-legal-de-am-a-la-cooperativa-de-luis-d’elia:-¿cual-es-la-historia-de-“radio-rebelde”?Espectáculos 

El Gobierno le otorgó emisora legal de AM a la cooperativa de Luis D’Elía: ¿cuál es la historia de “Radio Rebelde”?

El regulador Enacom adjudicó una licencia de radiodifusión a la Cooperativa de Trabajo Radio Rebelde, vinculada con la emisora hasta ahora sin licencia del mismo nombre liderada por el dirigente piquetero kirchnerista Luis D’Elía.

La licencia fue concedida con el voto afirmativo de los directores oficialistas designados por el gobierno y el kirchnerismo. 

El vicepresidente de Enacom, Gustavo López, recordó a iProfesional que ya adjudicaron durante este gobierno alrededor de 1000 licencias de radio (todas en FM y en pequeñas poblaciones fuera de Buenos Aires, excepto la de Roberto Navarro) y que la asignación no debería llamar la atención.

“Si se la hubiéramos adjudicado a Perfil o a cualquier otro… ¿sería tan interesante? Porque pareciera que hay un interés político detrás [en cuestionar el otorgamiento]. Se le adjudicó al único oferente“, dijo López a iProfesional. 

Silvana Giudici (PRO) y José Corral (UCR), directores opositores de Enacom, votaron en contra de ese otorgamiento y sostuvieron que la propuesta presentaba inconsistencias técnicas y económicas, en particular porque el patrimonio de la cooperativa es limitado y se integra por fondos que provienen en su mayoría de subsidios del Ministerio de Desarrollo Social.

La licencia habilita a Radio Rebelde para salir al aire legalmente en la frecuencia de 1570 kHz, con baja potencia (1 kilovatio -kW- de dia y 0,5 a la noche) desde Lomas de Zamora (sitio de la antena transmisora) y con llegada a Buenos Aires. El otorgamiento corresponde a un concurso público convocado el 1 de julio de este año.

Otorgan emisora legal de AM a cooperativa de Luis D’Elía

Esa licencia durará un plazo de 10 años, con opción ser prorrogada automáticamente por un periodo de 5 años en su vencimiento y con extensiones sucesivas de 10 años a pedido de su titular.

Hasta el momento, Radio Rebelde opera desde hace una década en la frecuencia de AM 740 kHz, sin ningún título legal, con una potencia que se la estima bastante superior a la ahora legalizada, alrededor de 7 kW.

Debido al carácter de la emisora, es difícil saber cómo ha sido su actual estructura propietaria nominal, aunque se mantuvo bajo el control del dirigente piquetero más allá de las formas jurídicas.

Estuvo a cargo indistintamente del partido MILES, de D’Elía o la AC Fuerza de los Trabajadores por la Tierra, la Vivienda y el Hábitat, nombre legal de la entidad más conocida como Federación de Tierra y Vivienda —FTV—, también de D’Elía.

Estas agrupaciones, al igual que los estudios de la emisora, estaban hasta hace poco situadas en Pueyrredón 19, cerca de la estación Plaza Miserere, en el barrio de Once de la Ciudad de Buenos Aires

(Se anunció hace poco la habilitación de “nuevos estudios”, pero no resulta claro si esto implicó una mudanza y a dónde. La radio, actualmente en funcionamiento en 740 kHz con sus programas habituales, no revela la ubicación de esos estudios.)

El regulador Enacom adjudicó una licencia de radiodifusión a la Cooperativa de Trabajo Radio Rebelde

Sin embargo, la dirección legal de la Cooperativa de Trabajo Radio Rebelde Ltda. —la entidad a la que se le acaba de otorgar la licencia— era en el momento de su inscripción en la AFIP la de Gascón 112 de CABA. Dicha inscripción tuvo lugar en noviembre de 2021, siete meses antes de la convocatoria al concurso público y pese a que la emisora está en el aire desde 2011.

Esa dirección legal, a su vez, es la misma de un “espacio” kirchnerista denominado Mate Amargo, a la cual le fue adjudicado en 2014 un canal de TV (UHF 29) sin concurso y al margen de la Ley de Medios que, sin embargo, no salió al aire.

Mate Amargo está aparentemente vinculado también con los estudios audiovisuales Tema Films. El “espacio” producía un programa que se transmitía en Radio Rebelde hasta meses atrás.

Frecuencias y alcances

Si la actual Radio Rebelde se trasladara a la frecuencia legal asignada de 1570 kHz —casi al final del dial AM— perdería buena parte de su alcance. Las frecuencias altas de la banda AM cuentan con una menor capacidad de propagación, más aún considerando que debería usar allí menos potencia que la energía de irradiación actual.

Sin embargo, la frecuencia que usa hoy de 740 kHz, arbitrariamente seleccionada en su momento por sus operadores, está al margen de los criterios de separación técnica de emisiones y de las propias normas del Enacom. (No pueden funcionar adecuadamente dos emisoras separadas por apenas 10 kHz en una misma ciudad.)

Los 740 kHz de Radio Rebelde corresponden a un canal radioeléctrico muy cercano e interferente con la AM 750, emisora legal a cargo de la Fundación Octubre, del sindicato de encargados de edificios SUTERH, dirigido por Víctor Santa María. Ese grupo es también editor de Página/12

Esa situación de interferencia, causada por la interacción de las bandas laterales de cada emisora, provocó conflictos entre D’Elía y Santa María, pese a que ambos se identifican —en distintas vertientes— con el kirchnerismo.

D’Elía y la emisora manifiestan constantemente su apoyo a los gobiernos de Cuba, Venezuela, Rusia e Irán

Dado que la AM750 del Grupo Octubre —sin haber todavía ninguna norma que lo disponga— pretende convertirse en una de las emisoras más potentes del país (quintuplicará su potencia, de 20 a 100 kW), esa interferencia sería ya intolerable para Radio Rebelde y con más razón debería buscar un nuevo punto en el dial.

Radio Rebelde en los 740 kHz también provoca interferencias con su banda lateral inferior a BBN (Red de Radiodifusión Bíblica), que ofrece en 730 kHz programación evangélica. Esta emisora igualmente carece de licencia y es tomada en arriendo —o fue vendida— por el titular de la emisora Concepto (FM 95.5 MHz, de Daniel Sede).

Pero los 740 kHz de Radio Rebelde son una excelente frecuencia, tanto en ubicación en el dial (entre Radio 10 -710 kHz- y la propia AM 750, esta última a su vez cercana a Radio Mitre, del Grupo Clarín -790 kHz-.) como por el alcance geográfico de las señales.

Podría darse la posibilidad de que Radio Rebelde habilite los 1570 kHz adjudicados como emisora adicional o bien el Enacom le permita luego un cambio a otra ubicación en el dial y aumentar su potencia. 

Sin ser necesariamente ilegal (el Estado tiene potestad unilateral para cambiar frecuencias y potencias), una medida de este tipo alteraría las bases del concurso por las cuales se adjudicó la licencia. Pero la emisora, ya con mayor potencia y en otra frecuencia, estaría protegida con una licencia ante eventuales cambios de gobiernos o vientos políticos.

La localización de Lomas de Zamora, por otro lado, puede ser compatible con la de la antena actual en Valentín Alsina (Lanús), ya que las normas de Enacom contemplan un margen de tolerancia de desviación geográfica de varios kilómetros de los parámetros asignados.

Historia atribulada

Radio Rebelde tiene una historia operativa y legal tan atribulada como la vida política y de dirigente social de su hombre fuerte, Luis D’Elía, cuyas actividades de radiodifusión fueron paralelas a lo largo de toda su carrera piquetera. 

Desde 2011, Radio Rebelde se transformó en la voz de D’Elía y su grupo político. 

La trayectoria de la estación, de alguna forma, también representa las variables actitudes de los gobiernos ante la radiodifusión sin licencia: tolerancia, manipulación, convalidación, persecución o aplicación de distintas varas según la cercanía o lejanía de los titulares al poder político.

En pleno 2001, época de protestas sociales y año que puede también considerarse el inicio de la cultura piquetera aún activa en la vida del país, D’Elía habilitó su primera emisora sin licencia: FM Vida (87.7 MHz) en Villa Luzuriaga, partido de La Matanza, a cargo de su Federación Tierra y Vivienda (FTV). 

Usaba un local cedido por la parroquia San Juan Bosco, revelando de paso sus vinculaciones con la Iglesia Católica o, al menos, parte de ella, la orden salesiana. La emisora cesó en 2009, pero para esa época D’Elía ya había dado el gran paso a la radio de la ciudad de Buenos Aires. 

Lo hizo al entrar en un acuerdo con Daniel Suárez, titular de una emisora nominalmente cooperativa y también sin licencia en Lanús (Radio Ciudad de Lanús), explícitamente identificada como “peronista nacional y popular”. Estuvo vinculada durante sus primeros años al entonces intendente de Lanús, Manuel Quindimil, quien ejerció el cargo desde 1983 a 2008. 

En marzo de 2011 ese transmisor, situado en Valentín Alsina, fue conectado al local de Pueyrredón 19, y se transformó en Radio Rebelde. Todo este proceso, que no contó con ninguna autorización legal, se hizo en base a un acuerdo con Suárez, por el cual este cedía los equipos, mientras conservaría o instalaría otros medios propios en Lanús (Radio Independencia –AM– y TV Clip –UHF–, canal digital abierto, ambos igualmente sin licencia).

No quedó claro si el grupo de D’Elía había tomado en alquiler o adquirido la emisora, si se atiende a lo que manifestaron en su momento sus operadores de la etapa lanusense, quienes más tarde entrarán en conflicto con él.

D’Elía radiodifusor

Desde 2011, Radio Rebelde se transformó en la voz de D’Elía y su grupo político. Sin embargo, el programa de la primera mañana conducido por el piquetero, Siete Punto Cero, se transmitía entonces desde los estudios de otra radio sin licencia, Radio Cooperativa (en dúplex a esa hora con Radio Rebelde).

D’Elía participaba en su programa Siete Punto Cero desde la cárcel

Radio Cooperativa se encontraba en esa época a cargo de Adrián Amodio, un militante peronista a quien se vinculó a la revista de los 70 El Caudillo, promovida por José López Rega. Sin embargo, Amodio se orientó durante este milenio a una postura igualmente kirchnerista.

Irónicamente, tanto la emisora de D’Elía —con escasa o nula publicidad comercial— como la de Amodio, a pesar de invocar y defender fervientemente la Ley de Medios de 2009 del gobierno kirchnerista estaban al margen de la misma ley. Pero pese a carecer ambas de licencia recibían una nutrida pauta oficial, la cual les posibilitaba mantener sus operaciones. 

(Dirigida luego por el sobrino del ya fallecido Amodio, Martín Cigna, Radio Cooperativa estuvo a punto de obtener una licencia del Enacom durante el presente gobierno de Alberto Fernández, pero fue luego descalificada por un tecnicismo legal. En cambio, la licencia se adjudicó a Roberto Navarro.)

https://www.iprofesional.com/politica/358303-roberto-navarro-y-el-regreso-de-los-medios-pautadependientes

D’Elía fue echado de Radio Cooperativa en 2015 forma sorpresiva y sin mayores explicaciones a los pocos días de la muerte del fiscal Alberto Nisman, cuando se vio involucrado en contactos con sectores iraníes que provocaron controversia pública. Siete Punto Cero, no obstante, continuó sin mayores problemas por su propia Radio Rebelde.

En este punto, un grupo identificado como “los trabajadores (operadores)” de Radio Rebelde denunciaron que D’Elía les “arrebató la fuente de trabajo” y que había “usurpado la emisora”, sin pagarles —además— los salarios de varios meses.

Esta movida, que aún figura en una página web posteada en ese entonces, aparentemente estuvo vinculada con la conversión de la emisora Radio Ciudad de Lanús en Radio Rebelde.

El Enacom y sus antecesores, sin embargo, no tomaron ninguna acción —ni que se sepa ninguna otra instancia— y Radio Rebelde continuó controlada por D’Elía en 740 kHz hasta el día de hoy.

Aun durante el tiempo en que estuvo detenido desde 2019 a 2021 por la toma de una comisaría en la Boca en 2004, D’Elía participaba en su programa Siete Punto Cero desde la cárcel.

Un rap Siete Punto Cero

“Siete Punto Cero: conducción Luis D’Elía – Luis D’Elía: conducción”, el programa de la primera mañana y el principal de la emisora se inicia con un rap que promete que “la oligarquía no se la va a llevar de arriba (…)  Resistencia, evitando el ablande. El pueblo soberano será el que mande”.

La relación de D’Elía con el kirchnerismo, con Alberto Fernández y aun con la propia Cristina Kirchner es inconstante

La emisora tiene un perfil fuertemente militante, del cual la promo de su segundo espacio más importante —después del programa de D’Elía—, Salir por Arriba, es un buen ejemplo: “No hacemos periodismo: nos interesan más las causas (…) Ni objetivos ni imparciales, rebeldes y revolucionarios”. Y aclara que defiende “un modelo económico nacional y popular”. 

Salir por Arriba es conducido por Néstor Piccone, periodista y exdirigente sindical muy vinculado al propio D’Elía, activista de la Ley de Medios, ex director periodístico de Radio Nacional y exrepresentante argentino del gobierno en Telesur, la señal de TV internacional chavista. 

La relación de D’Elía con el kirchnerismo, con Alberto Fernández y aun con la propia Cristina Kirchner es inconstante, quejándose cada tanto de que el gobierno se desvía de los principios que debería defender o de que no le prestan la debida atención o apoyo. 

(A diferencia del periodo K anterior, los registros de publicidad oficial no muestran ahora asignaciones de pauta para la emisora bajo ninguna denominación identificable, al contrario de otras estaciones “militantes” como Futuröck o La Patriada. De todas formas, las organizaciones del controvertido D’Elía reciben subsidios gubernamentales de distinto tipo.)

En los contenidos de la emisora, sin embargo, pueden encontrarse las personas y sectores con los que el dirigente mantiene una relación más estable. Gran parte de ellos son del ala dura del kirchnerismo o de la llamada izquierda “nacional” o de raíz peronista

D’Elía y la emisora manifiestan constantemente su apoyo a los gobiernos de Cuba, Venezuela, Rusia e Irán y los dirigentes palestinos, a la vez que mantienen una posición contraria a los Estados Unidos, Inglaterra e Israel. El piquetero señaló también a periodistas críticos del kirchnerismo, con nombre y apellido, como autores intelectuales del reciente atentado contra la vicepresidenta. 

En la emisora participan o participaron habitual u ocasionalmente, figuras como Alicia Castro, Liliana Mazure, Mempo Giardinelli, Fernando Esteche, Atilio Borón, Osvaldo Papaleo, Jorge Rachid y Jorge Elbaum, entre otros. 

La adjudicación de esta emisora representa el segundo otorgamiento de emisoras de AM en la zona de Buenos Aires durante la presidencia de Alberto Fernández, ambos efectuados a favor de personas vinculadas con el kirchnerismo.

Articulos relacionados