magdalena-kozena-se-lucio-con-exquisitas-obras-barrocas-sobre-el-escenario-del-teatro-colonTecnología 

Magdalena Kozená se lució con exquisitas obras barrocas sobre el escenario del Teatro Colón

La destacada mezzosoprano checa afrontó, junto a la Orquesta Barroca de Venecia, un programa hecho a su medida.

En su primer encuentro con el escenario y el público del Teatro Colón, Magdalena Kožená tuvo a su favor no solo su experiencia y gran capacidad vocal, sino también un programa que no dejó dudas de su sólido conocimiento del repertorio barroco.

La noche estuvo dedicada a obras de Locatelli, Handel, Galuppi, Marcello y Vivaldi. Predominaron las arias de la ópera Alcina (Handel), rol que la cantante se está preparando para encarnar en 2023, en una construcción conceptual equilibrada y efectiva: las piezas cantadas se intercalaban con las instrumentales, lo que permitía administrar la energía de los intérpretes y el público por igual.

Magdalena Kožená en el Teatro Colón con la Orquesta Barroca de Venecia. Foto gentileza Máximo Colombaroli

El expertise de la Orquesta Barroca de Venecia y de la mezzosoprano en el barroco se vio consolidado por la larga relación musical que tienen en común: trabajan juntos en el repertorio desde hace más de 10 años, y eso se nota sobre el escenario.

En esa trayectoria musical produjeron en conjunto discos consagrados a compositores como Handel, Vivaldi y Monteverdi.

Una técnica vocal impecable

Kožená es dueña de una técnica vocal impecable, que le permitió surcar las arias de Alcina con una ductilidad acorde a lo que precisa un rol de tal complejidad. Esta heroína-hechicera de Handel recorre un arco dramático intenso, que parte del éxtasis de una poderosa mujer enamorada que se ve atrapada, por sus propias acciones, en un espiral descendente hacia la desesperación y el abandono.

Magdalena Kozená en el Teatro Colón con la Orquesta Barroca de Venecia. Foto gentileza Máximo Colombaroli

En este drama Kožená supo explorar lo mejor de su voz, con una precisión y vigor laudables, particularmente en las coloraturas.

Los puntos más altos de la noche coinciden con aquellas arias en las que Alcina expresa su dolor con más elocuencia. El aria Si, son quella fue interpretada con una magistral capacidad de fraseo por parte de la cantante, acompañada en esta dirección por el clavecinista y la violonchelista.

Con Ah, Ruggiero crudel – Ombre pallide, Kožená demostró su talento para manejar con maestría las sutilezas dinámicas.

Finalmente Mi restano le lagrime, que cerró el programa, fue la más lograda en términos dramáticos; aquí aprovechó lo mejor de su robusta y aterciopelada voz en el registro medio, con su proyección nítida y vibrante.

Magdalena Kozená en el Teatro Colón con la Orquesta Barroca de Venecia. Foto gentileza Máximo Colombaroli

Los solistas de la orquesta

Un párrafo aparte merecen los solistas de la Orquesta Barroca de Venecia. El violinista Gianpiero Zanocco estuvo a la altura del extraordinario virtuosismo que exige el Concerto en Re mayor para violín, cuerdas y bajo continuo Per la Solennità della S. Lingua di S. Antonio in Padua de Vivaldi.

Por su parte también se lució Irene Liebau ejecutando el violonchelo y la flauta dulce. Para ambos instrumentos tuvo precisas oportunidades: en el caso del de cuerdas fue particularmente bello el trabajo realizado en el aria Si, son quella.

Como flautista se lució, nada menos que, con el exigente Concerto en Re mayor para flauta dulce, cuerdas y bajo continuo, Il cardellino, de Vivaldi. Luego Liebau volvió a este instrumento en el momento de las piezas ofrecidas fuera de programa.

Con estás obras quedó plasmado el honor que la orquesta le rinde al compositor veneciano y barroco por excelencia.

Los bises

Magdalena Kozená en el Teatro Colón con la Orquesta Barroca de Venecia. Foto gentileza Máximo Colombaroli

Ante la ovación del público Kožená y la Orquesta ofrecieron dos arias para cerrar la velada: Solo quella guancia bella de Vivaldi y la famosa Lascia ch’io pianga, de la ópera Rinaldo de Handel. Esta última fue interpretada con una soltura y una solemnidad particular por parte de la mezzosoprano.

La presentación de Kožená y la Orquesta Barroca de Venecia en el Teatro Colón significó un cierre grandioso a su gira realizada por latinoamérica, en la que los artistas pasaron por San Pablo, Bogotá y Santiago de Chile.

Sin dudas estos conciertos significan un paso más para la consolidación de lo que, seguramente, será sobre el escenario una memorable Alcina.

Ficha

Magdalena Kožená y la Orquesta Barroca de Venecia

Programa: obras de Locatelli, Händel, Galuppi, Marcello y Vivaldi

Jueves 29 de septiembre, 20 hs.

Ciclo Grandes Intérpretes Internacionales, Teatro Colón

Crítica: Excelente

MFB

Articulos relacionados