frenan-el-ingreso-a-la-argentina-de-dos-sustancias-cancerigenas-muy-peligrosasSociedad 

Frenan el ingreso a la Argentina de dos sustancias cancerígenas muy peligrosas

La Aduana bloqueó el ingreso a la Argentina de dos productos químicos, que por su alto riesgo cancerígeno, fueron prohibidos por varios convenios internacionales. Se trata del éter de decabromodifenilo y del triclorofón, ambos fabricados en China y detectados en puertos nacionales.

Fue durante un procedimiento de control realizado por agentes de la Dirección General de Aduanas-AFIP. Allí se detectó un cargamento que tenía ambas sustancias prohibidas por los Convenios de Estocolmo y Rotterdam, a los que suscribió el país. 

Según explicaron de Aduana, estos acuerdos se regulan ciertas prohibiciones a la importación, exportación, producción y uso de determinadas sustancias químicas, permitiendo algunas excepciones para determinados casos concretos.

Éter de decabromodifenilo, una de las peligrosas sustancias detectadas por aduana

“Tienen como objetivo principal proteger la salud humana y el ambiente frente a posibles daños sobre determinados productos químicos”, explicaron. 

El procedimiento llevado a cabo por la Aduana no pudo determinar la finalidad de las importaciones detectadas. Tampoco la aplicación de algunos de los supuestos de exención establecidos en los Convenios Internacionales, ya que ambos productos tienen una prohibición de importación absoluta.

“Es muy peligrosa la mercadería. No se puede abrir”, explicaron a Clarín fuentes de aduana. Es por ello que realizaron un operativo de urgencia para aislar el paquete y evitar que las sustancias contaminantes se expandan y puedan llegar a otros seres vivos. Fue puesta en un contenedor cerrado. 

Además, los importadores fueron notificados para que de manera urgente regresen a origen las sustancias químicas. También se especula con que recibirán sanciones por violar el código aduanero.

Qué son el triclorofón y el éter de decabromodifenilo, las dos sustancias detectadas

El éter de decabromodifenilo es un polvo de blanco a beige que se utiliza como retardador de llamas para termoplásticos, textiles y adhesivos. Según un documento publicado por el Departamento de salud del estado de Nueva Jersey (EE.UU.), su contacto produce irritamiento de ojos, piel, nariz y garganta.

Además hay pruebas de su efecto como carcinógeno humano, ya que se ha demostrado que causa cáncer de hígado en animales. “El uso incorrecto de los equipos de protección es peligroso“, apunta el documento, que alerta por su extrema peligrosidad en caso de ponerse en contacto con alguna parte del cuerpo.

El triclorofón, por su parte, es una sustancia que se utilizaba como insecticida, pero dejó de comercializarse. Se utiliza para controlar orugas, gusanos blancos, grillos topo, piojos del ganado, gusanos del césped, pero se especifica que no puede entrar en contacto con alimentos o plantas ornamentales por su enorme peligrosidad. 

Aduana ordenó que regresen al país de origen.

“El triclorfón es un insecticida que tiene un alto potencial para causar neurotóxicos, daño anatómico y celular en humanos. El principal mecanismo de neurotoxicidad es una enzima esencial para la transmisión normal de los impulsos nerviosos. Puede sobreestimular el sistema nervioso causando náuseas, mareos, confusión  y, en muy alta exposición, parálisis respiratoria y muerte”, explica el documento de la convención de Rotterdam que prohibió su uso. 

Anteriormente, se utilizaba para fumigación aérea de cultivos de palta, ananá, lechuga, alfalfa, maní, coco, café y caña de azucar entre otros. El producto es cancerígeno y causa efectos adversos sobre la reproducción y sobre el sistema endocrino, según detalló Naciones Unidas. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados