nueva-chicago-y-atlanta-no-jugaran-este-sabado:-un-conflicto-gremial-motivo-la-suspensionDeportes 

Nueva Chicago y Atlanta no jugarán este sábado: un conflicto gremial motivó la suspensión

El partido de la Primera Nacional correspondiente a la fecha 15 que debían jugar el sábado desde las 15:30 en Mataderos el local, Nueva Chicago, y Atlanta estuvo en suspenso desde la semana pasada por un conflicto entre los empleados del club y las autoridades: el gremio que nuclea a los trabajadores, la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDYC), avisó una medida de fuerza en caso de que sus reclamos no tuviesen solución. Y no la tuvieron.

La contundencia del reclamo responde al despido algunos trabajadores y a la deuda salarial que el club tiene con su personal, además de una interna del tipo gremial: en Utedyc denuncian que los nuevos trabajadores pertenecen a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), cuyo Secretario de Organización Capital, Hugo Bellón, es además el presidente de la entidad.

Si bien en la semana hubo una serie de reuniones para evitar la suspensión del encuentro, desde Utedyc la medida se confirmó ante cada consulta: “la situación no ha cambiado”, confirmó una y otra vez la Secretaria General de la seccional Capital Federal, Patricia Martire.

El estadio de Chicago no abrirá sus puertas. EFE/David Fernández

“Pedimos pasar la fecha porque el conflicto entre UTEDYC y Nueva Chicago vuelve inaplicable la planificación y la correcta implantación y desempeño del dispositivo para que el encuentro se lleve adelante sin complicaciones, ni adentro ni en las inmediaciones del estadio”, explicó Guillermo Madero, director ejecutivo del Comité de Seguridad en el Fútbol de la Ciudad.

El sábado a la cancha de Chicago concurrirán los trabajadores para manifestar su reclamo. El organismo de Seguridad entendió que si el partido no era suspendido podrían registrarse episodios de violencia entre la concurrencia y los trabajadores que estarán allí, pero no precisamente para habilitar el ingreso.

El conflicto no es reciente. El club y los empleados negociaron ante el Ministerio de Trabajo, que oportunamente dictó la conciliación obligatoria. Una vez concluido el periodo estipulado de 15 días hubo una nueva audiencia en que las partes no lograron consensuar una solución.

“Las autoridades entienden que la situación económica que atraviesa el club, que es mala según explican, no les permite pagar los sueldos. Esto es gravísimo e inaceptable”, repudió Martire.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados