8.2 C
Buenos Aires
InicioPolíticaEl mal momento de Analía Franchín: la hermana de la panelista murió...

El mal momento de Analía Franchín: la hermana de la panelista murió y ella se enteró mientras estaba al aire

Analía Franchín está viviendo uno de los momentos más tristes de su vida: su hermana Sandra murió mientras se encontraba internada por una neumonía que se complicó en los últimos días. La mujer, de 61, había sido diagnosticada hace muchos años con VIH.

La panelista de A la Barbarossa, el programa matutino de Telefe, se enteró de la noticia este miércoles, mientras el ciclo salía al aire y debió ser contenida por sus compañeros. Ante el clima enrarecido, quien se encargó de explicarles a los televidentes lo que estaba ocurriendo, fue la conductora, Georgina Barbarossa. Totalmente conmovida por la situación, la actriz le habló directamente a la cámara, después de un corte comercial, y al borde de las lágrimas expresó: “Perdón. Nos acaban de dar una mala noticia. Estamos un poco movilizados acá en el estudio”.

Ante la imposibilidad de Georgina de seguir hablando, tomó la palabra Lío Pecoraro, quien intentó seguir con la rutina del ciclo. “Vamos a estar con Gran Hermano, con todo lo lindo que tenemos para el programa de hoy”, señaló el periodista de espectáculos. La confirmación del fallecimiento llegó horas más tarde, de boca de Yanina Latorre, excompañera y amiga de Franchín.

Semanas atrás, la última eliminada de Gran Hermano, Juliana “Furia” Scaglione hizo un comentario fiel a su estilo sobre Marisol, la novia de su entonces competidor Martín Ku. “Conectó con toda la casa, pero conmigo no. ¿Yo que tengo? ¿VIH? ¿Tengo olor a mierda? ¿Qué tengo?”. Esas palabras despertaron un gran revuelo en las redes y también despertaron el enojo de Barbarossa y Franchín en el programa matutino.

“A mí me toca en lo personal. Mi hermana tiene VIH y, gracias a Dios, recibe un tratamiento como muchos otros que padecen esa enfermedad. Estaría bueno que le expliquen a Furia que con una persona con VIH podés tomar mate, podés dormir, podés tener relaciones sexuales cuidándote con la profilaxis adecuada. ¡Desasnen a esta mujer, por favor!”, pidió la panelista.

Esa no fue la primera vez que Franchín se refirió a su hermana. Años después de haber contado por primera vez su historia familiar en PH: Podemos Hablar, la panelista tuvo en 2023 un mano a mano con Barbarossa en La Peña de Morfi. Allí, se sinceró acerca de diferentes cuestiones personales y, en especial, expuso un costado poco conocido en los medios sobre la vida de su madre.

El inicio de la conversación, Franchín hizo hincapié en la importancia de cuidar la salud mental. “La gente está totalmente desamparada. Ni siquiera hay lugares privados porque están desbordados de gente. No sé por qué cada vez más a nivel mundial hay problemas con esta situación”, analizó Franchín.

“Ahora se habla y se dice”, interrumpió Barbarossa y consultó: “¿Cuándo se dieron cuenta de que tu hermana Marisa tenía esos problemas?”. “En realidad, mi mamá primero pasó por un periodo de depresión muy grande, fue muy difícil, muy difícil para todos porque ella, pobrecita, no la estaba pasando bien. No siempre caés en las manos del mejor psiquiatra. Entonces, tuvo un periodo muy feo. Pensábamos: ‘¿En un momento habrá que internarla?’. A la hora de hacerlo fue muy duro y después, cuando mi mamá se puso bien, mi hermana, la más grande, empezó… Bueno, como ustedes saben que yo la he ayudado mucho con su tema de adicción”, indicó.

Entonces, Franchín se enfocó en la problemática de Sandra desde un punto más profundo y atado a su infancia: “En realidad creo que tiene mucho más que ver con las secuelas que no se curan de chico, de pequeño. Porque mi mamá, como se quedó sola con ellas dos, las tuvo que dejar en casa de familiares. Mi mamá trabajaba con cama adentro. Era la única manera de alimentar a mis hermanas, porque mi abuela, en su momento le cerró la puerta y dijo: ‘No tenés leche y lo lamento, ¿para qué te casaste con ese estúpido?’”.

Y continuó: “Entonces, bueno, mi mamá se encargó de mis hermanas, las puso en casas de familiares, se fue a trabajar y creo que esas cosas, al después no haberlas hablado, se agrandan. Además, mis hermanas ya cargaban con el abandono de un padre que se fue de un día para el otro, y después la mamá que estaba trabajando. Por lo tanto, cuando esas cosas no se hablan en la familia, para mí van haciendo un agujero que te va carcomiendo por dentro como si te agarrara una bacteria y te fuera carcomiendo”.

“Eso después la llevó a mi hermana a tomar un camino horrible, horrible. Gracias a Dios hoy está divina, hermosa. Mi mamá me dice: ‘Volví a parir’. Porque mi hermana Sandra está tan bien ahora, tan bien con sus 60 años, realmente ha tenido una recuperación fantástica. Bueno, día a día”. Antes de terminar la charla, Barbarossa insistió: “Eso es para que la gente vea que se puede. Solo por hoy, se puede y es posible recuperarse”.

En 2021, en una entrevista publicada por la revista Para Ti, Franchín explicó: “Mi hermana mayor es adicta desde muy chica y hemos hecho de todo para que se rehabilite: desde ir a buscarla a la villa donde se había instalado hasta internarla. Tuvo una hija y la criamos nosotros -mi papá y yo- porque ella, realmente, no podía hacerse cargo de un bebé”.

LA NACION

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas