11.9 C
Buenos Aires
InicioPolíticaGran Hermano: Manzana se salvó, pero el lunes queda un mano a...

Gran Hermano: Manzana se salvó, pero el lunes queda un mano a mano en una eliminación para el infarto

Un domingo de eliminación (que al final no lo fue) en medio de un clima de mucho nerviosismo, en la casa de Gran Hermano. El reality sigue firme como uno de los programas más importantes de la pantalla chica, y durante la última emisión, la placa estaba más que peleada. Esta vez, quienes estaban en la cuerda floja eran Catalina Gorostidi, Juliana “Furia” Scaglione, Federico “Manzana” Farías, Virginia Demo, Zoe Bogach, Paloma Méndez y Florencia Regidor.

“Hoy es el día”, exclamó Santiago del Moro, que poco después de las 22:30 se puso en contacto con los jugadores con la intención de revelar quién era el primero en salir de placa. Y con todos los chicos muy atentos, el conductor expresó: “Por decisión del público, quien continúa en el juego y sigue en la casa, es Virginia”. Pocos minutos después, Del Moro volvió a convocar a la escribana para que le llevara un nuevo sobre, y de ese modo Santiago exclamó: “Quien sigue en la casa es Paloma”.

Más adelante, el anfitrión del ciclo reveló con emoción: “Sigue en la casa más famosa del mundo, en esta súper noche de GH, Florencia!”. De esa forma, la placa quedó con cuatro participantes, y cada uno de ellos fue al confesionario, para hablarle directamente al público y explicar por qué debían seguir en juego.

La primera convocada por la voz de Gran Hermano fue Catalina, y ella expresó: “Creo que debo quedarme porque se demostró en esta segunda etapa los valores que tengo, fui muy fiel a la persona que soy. Si la gente vio todo, vio que a mí me traicionaron, creo que soy una gran líder, que hay muchas injusticias tanto afuera como adentro de la casa. Sé que vine con un objetivo, pero eso se rompió cuando me traicionaron, lo único que espero es que Zoe y Manzana se queden. Yo estoy tranquila con lo que soy. Tengo un juego limpio y leal, gracias a la gente”.

En segundo lugar, Zoe se encerró en el confesionario, y allí dijo: “Estoy hace un montón de tiempo, me gustaría quedarme y estoy súper agradecida por el apoyo de la gente. Si me tengo que ir, va a estar bien, pero si me quedo voy a estar súper contenta. En esta última etapa creo que lo di todo, y pase lo que pase va a estar perfecto”. Por su parte, Furia se mostró con una pisada muy firme, y aseguró: “Me quiero quedar porque ya pasé bastante tiempo acá. No me gustaría irme en este momento, me encuentro en una emboscada porque jugué, tengo parte de la casa en contra, y trato de sobrevivir. Psicológicamente me afecta, pero no tengo a nadie que me deje sola. Solamente quiero decirles gracias por todo, por darme apoyo, y soy todo gracias a ustedes”.

El último en pasar al confesionario fue Manzana, que desde ese lugar reflexionó: “Siento un poquito de nerviosismo de estar en esta placa con cuatro grandes jugadores. Hace mucho no tengo una placa, un mes y medio, y necesito su apoyo más que nunca. Tengo muchas ganas de quedarme, no me quiero ir, todavía tengo más para ofrecer, sobretodo en el juego. Y si la gente me da la oportunidad ahora que la necesito, puedo mostrar lo que tengo de cara a la semana que viene. El único apoyo que necesito es el de la gente que confía en mí, en lo que ya conocen y pueden conocer. Confío plenamente en que me pueden llegar a salvar, así que les pido su apoyo”.

Con muchos nervios entre los jugadores, Del Moro volvió a dirigirse a ellos para anunciar que Zoe se salvaba de la eliminación. En el último bloque, Santiago convocó a los tres jugadores, y exclamó: “¡Qué tres, qué foto! Cata, Fede, Juli, quien sigue en la casa es… ¡Federico! Te felicito, seguís en el juego, Catalina y Juliana, esto se define mañana”. De ese modo, el lunes por la noche se resolverá una eliminación, que tiene mucho sabor a final en la casa de Gran Hermano.

LA NACION

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas