11.8 C
Buenos Aires
InicioPolíticaAtlético de Madrid - Inter, por la Champions League: se define por...

Atlético de Madrid – Inter, por la Champions League: se define por penales, a todo o nada en una serie apasionante

Diego Pablo Simeone se juega mucho. Tal vez, buena parte de la temporada. El entrenador de Atlético de Madrid afirmó horas atrás que confía “muchísimo” en sus jugadores, por lo que se mostró convencido de que jugarán “un gran partido” ante Inter, de Milán, en busca de los cuartos de final de la Champions League. En Italia, fue solo 1 a 0: la diferencia debió ser mayor para el elenco de Milán. El desquite se juega a todo o nada. Y empezaron a todo ritmo. Están 1-1 al término del primer capítulo.

“Es un partido cuyo resultado es definitorio y definitivo. Jugamos contra un equipo que, en este momento, está entre los mejores equipos de Europa, pero nosotros tenemos también un buen equipo. Confío muchísimo en mis jugadores y jugaremos un gran partido”, comentó el argentino, en la antesala de un choque apasionante, con el Aleti al ataque, mientras que Inter busca el contraataque. Dumfries, en una corrida veloz, choca contra Jan Oblak, el arquero de Atlético.

El estadio Metropolitano es una caldera. Simeone tiene claro que la gente “vive del día a día” y que, tras la derrota (2-0) ante el Cádiz en la última jornada de Liga, las palabras “no sirven”, y que “solo sirven los hechos”. “Tengo las ideas muy claras. Hasta la derrota ante el Athletic en casa, de local hicimos una temporada muy buena, llegando a la semifinal de la Copa del Rey, compitiendo muy bien en la Liga, estando en octavos de final en Champions”, añadió.

De todos modos, eliminado con un 0-3 en la Copa del Rey y cuarto en el campeonato, con 55 puntos, a 14 de Real Madrid, la Champions resulta una obligación moral. Se arriesga con Nahuel Molina y Rodrigo De Paul, como titulares frente al enorme conjunto italiano, liderado por Lautaro, líder de la Serie A, con 75 unidades, con 16 de ventaja sobre Milan, el clásico de toda su vida.

“Hemos perdido 1-0 con el mejor equipo de Europa en estos momentos y fuera de casa. Ahora estamos ante la oportunidad de tener nuestra revancha, aunque los últimos 20 días el equipo no mantuvo el nivel que estaba teniendo y el fútbol no perdona. Esperamos seguir creciendo a partir de las enseñanzas”, dice Simeone. Le cuesta, verdaderamente, en los primeros minutos. Inter, aunque agazapado, ataca con mayor velocidad y precisión.

“Es un partido que pide una concentración altísima y que el equipo que logre jugarlo mejor en este aspecto lo sacara adelante”, apuntaló Simeone, que confía en el regreso de Griezmann, discontinuo, aunque con el colmillo afilado de siempre. Es hábil, más allá de sus buenos y malos momentos.

Diego Simeone, serio y concentrado, en un partido a todo o nadaJAVIER SORIANO – AFP

Simeone elogia a Lautaro Martínez, “un jugador extraordinario”. “Lo demuestra en Argentina y en el Inter. Creo que ha encontrado su lugar y está entre los mejores delanteros de Europa”, lo define. Le cuesta a Lautaro capturar el balón en los primeros minutos. Pero siempre resulta un peligro. Sin querer, en un rechazo, Koke le pega un pelotazo que le duele en el alma y lo derriba, con un golpe en el rostro.

Es mejor Inter y lo demuestra en la red a los 32 minutos. Pase de Nicolo Barella, definición de Federico Dimarco. Atlético de Madrid empata rápido, con un disparo de Griezmann, confirmado por el VAR, por una nula posición adelantada. Es realmente muy bueno el partido.

La segunda mitad tuvo mayor vigor, un ritmo superior. Porque Atlético debe ganar, al menos, para forzar una prórroga, mientras que Inter puede definirlo cuanto antes. Griezmann está a tiro del 2-1, pero el balón lo recoge Yann Sommer, en una de las mejores jugadas colectivas del Aleti de todo el año. Toques, destrezas y un centro atrás, que el francés define sin potencia ni dirección. Pero vale. El partido es una moneda al aire.

Marcus Thuram y Rodrigo De Paul, en plena luchaManu Fernandez – AP

No es un unipersonal, como en el primer choque. Esta vez, es más parejo. El equipo español va, el elenco italiano responde. A 20 minutos del final, Simeone rompe el molde: adentro Angelito Correa, afuera De Paul. Dos campeones del mundo, con caminos cruzados. No tiene otra opción: Aleti debe atacar más y mejor. Con otros hombres, con mejores argumentos.

En una contra veloz y precisa, Thuram tiene en su botín derecho la definición de la serie. Eleva el remate, excesivamente alto. Al rato, otro ataque rápido, sin fortuna. Lautaro levanta la cabeza, se disfraza de enganche y lanza la asistencia, como un puñal. Se lo pierde Barella, solo ante el arquero.

Los goles que se pierden en un arco… Atlético marca el 2-1, empata la serie y van al alargue, luego de un bombazo de Memphis Depay, cómplice de una asistencia genial de Koke. No estaba en los planes de nadie, sin dudas. Atlético, sin embargo, tiene un corazón enorme. El ingreso del delantero de Países Bajos por Alvaro Morata es fundamental. Ahora sí: empieza el alargue.

Todo lo que sigue es a pura pasión. La pasión de Simeone y los suyos, la pasión de los italianos, que no se dan por vencidos, después de tener casi todo a favor.

En medio del vendaval de fútbol, un hecho curioso y repudiable. Thuram le toca las partes íntimas a Savic y lo saca de eje. La situación no pasa a mayores, el desarrollo sigue.

Y, al final, hay penales. La máxima emoción del fútbol.

LA NACION

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas