11.8 C
Buenos Aires
InicioEconomíaDólar calmo: qué factores llevan al mercado a prever una paz cambiaria...

Dólar calmo: qué factores llevan al mercado a prever una paz cambiaria más duradera

El dólar blue perforó en la última semana la barrera psicológica de $1.000, en tanto que los dólares financieros, Contado con Liquidación y MEP cerraron el viernes por arriba de ese valor y con tendencia alcista luego del fuerte descenso de los días previos, en un escenario de escasez de pesos y mayor oferta de divisas de exportadores. Los analistas consideran que los dólares financieros ya habrían tocado su piso aunque creen que se mantendrá la paz cambiaria si no hay eventos disruptivos

Los especialistas atribuyen la caída de los dólares paralelos a un mix de factores. En el caso del dólar blue, a la venta de ahorristas minoristas que se «sobredolarizaron» antes de las elecciones y ante la caída real del salario en un escenario de alta inflación necesitan pesos para cubrir obligaciones.

En cuanto a los dólares financieros, los expertos plantean que, entre principales razones de la baja semanal de 4,5% en el CCL, y de 4,7% en el MEP, la gran oferta de divisas por liquidación de exportadores por el esquema del dólar blend que permite liquidar 20% al CCL ante la perspectiva de que se acentúe la baja de precios internacionales de los commodities, la menor presión de importadores por el acceso gradual al MULC, pero también afectada por el desplome de la actividad, y el desarme de posiciones en dólares para hacer carry trade.

El veranito cambiario se da en un contexto en el que el Banco Central logró acumular en la semana compras netas por u$s1.031 millones, el segundo mayor saldo en la era Milei, y mantuvo en el ritmo del crawling peg en 2% mensual, una velocidad muy por debajo de la inflación que en marzo se proyecta en 14,6%, según el Relevamiento de Expectativas del Mercado, y genera atraso en el tipo de cambio oficial.

A la par, ante la caída del CCL y el MEP, también se apreciaron los tipos de cambios financieros, que alcanzaron el menor nivel en términos reales desde mediados de 2019. En ese marco, los analistas advierten sobre los riesgos de la apreciación real del tipo de cambio.

Dólares paralelos: el mercado prevé un marzo calmo

El analista Gustavo Ber comentó que «dado que de fondo continúa vigente el escenario de mayor oferta a corto plazo, tanto por las exportaciones como por el ‘descanuto’ (desahorro) en medio de una recesión, los dólares financieros podrían comenzar a lateralizar entre los $1.000 y los $1.100 en las próximas ruedas, dentro de una tónica de relativa calma».

El dólar blue cerró el viernes en $995 con lo cual bajó en la semana $55

El dólar blue cerró el viernes en $995 con lo cual bajó en la semana $55

No obstante, el experto consideró que «la calma podría alterarse principalmente ante eventuales negativas señales políticas en las renovadas negociaciones con los gobernadores».

En sintonía, el analista Federico Glustein auguró que los dólares financieros «estarán calmos porque hay operaciones del mercado exportador que suman oferta al CCL» mientras que estimó que el blue podría incluso aún bajar «y llegar a $950 porque es un mercado chico que se mueve por muchos agentes que están atomizados y que hoy por la situación económica están más vendiendo que comprando».

«Creo que el dólar blue se va a quedar por debajo de $1.000 y que acompañará la trayectoria general general de los financieros porque hay más oferta global de divisas y las importaciones y demanda de dólares ha caído». A a su criterio, el veranito cambiario puede extenderse «hasta fines de marzo si se mantienen estas condiciones; ya en abril con paritarias, podría cambiar al alza levemente».

Para la consultora Outlier, «con la expectativa a la vuelta de la esquina de un gran influjo por la cosecha gruesa, seguramente tanto el MEP como el CCL mantengan las presiones bajistas, si es que no se implementan cambios regulatorios».

Los dólares financieros repuntaron el viernes pero acumularon un descenso semanal superior al 4%

Los dólares financieros repuntaron el viernes pero acumularon un descenso semanal superior al 4%

Por su parte, Andrés Reschini, analista de F2 Soluciones Financieras sostuvo sobre el repunte del CCL entre jueves y viernes que ante la caída que había tenido en los días previos «el dólar financiero estaba demasiado cerca del dólar importador, con lo cual podría resultar atractivo, y creo que la suba que vimos puede ser resultado de eso y que a la vez puede haber alguna toma de ganancias de carry trade»

Consultado sobre si seguirá calma de los dólares libres, Reschini alegó que «tenemos aún un alto grado de restricciones y muchas variables aún están en proceso de reacomodamiento, es imposible descartar por completo tensiones pero cambiarias de magnitud pero no parece haber un escenario apropiado para ello».

Por su parte, el analista financiero Christian Buteler dijo que la calma podría seguir porque «plata va a seguir faltando, exportaciones va haber cada vez más, emisión de dinero el gobierno promete no desbarrancarse, con lo cual desde ese punto de vista podrías decir que el dólar se va a quedar tranquilo, pero a mi no me cierra».

A su criterio, los dólares libres «están más cerca de un piso que de un techo porque la inflación sigue corriendo, no veo que se puedan mantener planchados» y consideró que «en en algún momento el mercado va a decir el dólar está quedando muy atrasado. Y si los inversores perciben que ya está muy barato y ven que hicieron una buena diferencia, ahí se posicionan de vuelta en dólares».

Los riesgos del atraso cambiario

Un informe de Delphos Invesment hizo hincapié en que en la última semana en un contexto de atraso del tipo de cambio oficial por un crawling peg de 2% mensual frente a una inflación que viaja al 15%, se sumó además la apreciación de los tipos de cambio financieros. Y advirtió que «la apreciación cambiaria sostenida implica un país caro ‘en dólares’, sobre todo en producción industrial de bienes durables, productos textiles y alimentos».

«Para moderar esta dinámica, el Gobierno podría promover una mayor importación de estos bienes para disciplinar a los productores locales, al costo de acumular algunos dólares menos en el BCRA. Alternativamente podrían relajarse algunas restricciones cambiarias, para habilitar mayor demanda en los dólares financieros y moderar la velocidad de apreciación», auguró.

El BCRA mantuvo el ritmo del crawling peg en 2% mensual, y los analistas alertan por los riesgos del atraso cambiario

El BCRA mantuvo el ritmo del crawling peg en 2% mensual, y los analistas alertan por los riesgos del atraso cambiario

A su vez, la consultora LCG alertó que «un crawling del dólar oficia sostenido en 2% mensual por un período extendido puede poner en jaque el programa«. Y aseguró que «la tentación de recurrir al atraso cambiario como ancla antiinflacionaria ha sido una estrategia ya empleada en el pasado y la causa del fracaso de varios programas de estabilización».

La consultora dijo que «no está claro cuál es el tipo de cambio real de equilibrio, pero parece sensato pensar que, en esta transición, Argentina necesitará un tipo de cambio más alto por la pérdida de productividad relativa y la necesidad de garantizar la acumulación de reservas», por lo cual evaluó que «elevar el ritmo de crawling peg evitando un salto discreto del tipo de cambio parecería una alternativa deseable, aun cuando la recesión ayude a moderar el traslado que usualmente tiene a precios».  Y acotó que «es la opción que parece estar descontando el mercado en los contratos del ROFEX (6% en abril y 8% en mayo y junio); en todos los casos por debajo de la inflación proyectada».

«Creemos que extender la política actual impone riesgos en la parte cambiaria, que suelen ser costosos de corregir», aseveró.

En sintonía, el ex secretario de Finanzas, y director de EconViews, Miguel Kiguel afirmó que «estamos con alto riesgo de ir a un problema cambiario«. Y enfatizó: «uno sabe que los atrasados cambiarios han sido costosos de corregir si uno mira la historia, y ese es el riesgo que a mi me preocupa».

«Ahora estamos ante el riesgo de que si no se corrige a tiempo la política cambiaria podemos tener otro episodio, no digo parecido al de 2001, ni parecido a lo de diciembre del año pasado, pero estamos en ese riesgo, y si el mercado empieza a percibir que hay atraso cambiario, una tasa de interés baja va a ser un problema, va a haber muchas presiones para salir más que para entrar», auguró.

Un análisis de Facimex Valores también planteó que «la cosecha gruesa permitirá sostener las compras en el MULC pero el BCRA deberá evitar una apreciación excesiva», y recalcó que «el tipo de cambio real ya se apreció más allá de los niveles consistentes con el programa con el FMI y la fuerte caída de los commdities agrícolas erosiona la competitividad exportadora, forzando a reconsiderar el crawling peg al 2% mensual».Y es juzgó que que «con los indicadores de alta frecuencia mostrando que la inflación núcleo volvió a los niveles previos a la devaluación, es el momento de acelerar y evitar una devaluación discreta en el futuro».

Más noticias
Noticias Relacionadas