11.4 C
Buenos Aires
InicioPolíticaDejaron la ciudad, abrieron una casa de té en Chapadmalal y viven...

Dejaron la ciudad, abrieron una casa de té en Chapadmalal y viven entre las rosas y el mar

Tenían un objetivo claro: cambiar el estilo de vida, vivir rodeados de naturaleza y, por sobre todas las cosas, habitar en el campo y cerca del mar.

Así fue como Ezequiel Arca y Marisa Sguerra decidieron dejar Buenos Aires y comenzar a materializar un sueño común en Chapadmalal en el año 2007.

Samay Huasi, parada obligada en Chapadmalal.Sofía López Mañan

“Si bien antes vivíamos en un lugar muy verde en El Palomar y nuestras vidas se rodeaban de hermosas arboledas y jardines por profesión y estilo de vida, lo agreste llamaba mucho más y el desafío de cambiar de entorno para concretar nuestros sueños se tornó una aventura”, recuerda Ezequiel.

Primero construyeron las cabañas, con todas las comodidades para pasar el verano cerca de la playa. Luego llegó la casa de té.

En el jardín de Samay Huasi se cultivan más de 400 rosalesArchivo Revista Jardin

Marisa es la encargada de supervisar la preparación de todos los productos que allí ofrecen, más unos exquisitos blends de té.

Aprendió básicamente de sus abuelas y así fue rescatando y seleccionando las recetas familiares, siempre queriendo acentuar los sabores caseros y hechos con amor.

Constantemente y con minuciosidad, Marisa sumó nuevas recetas, ingredientes y sensaciones, hasta convertir a Samay Huasi en un clásico del lugar. “Hoy es una visita obligatoria y una marca registrada en Chapadmalal, visitada por público muy diverso, nacional e internacional”, dicen.

Un jardín con sello inglés

El jardín comenzó a idearse inmediatamente. Aunque era apenas un boceto durante la etapa en que todavía no vivían allí. En ese inicio experimentaron plantando especies variadas para ver qué se adaptaba mejor al suelo y al clima del lugar.

La experiencia del té, rodeada de flores en Samay Huasi, ChapadmalalArchivo Revista Jardin

En una segunda etapa, ya instalados, Ezequiel –paisajista de profesión, con un amor por las plantas heredado de su abuelo materno– empezó a diseñarlo y ejecutarlo por partes.

“Intentamos imprimir en el jardín un estilo cottage inglés, en el cual las rosas tienen un gran protagonismo.”

Una experiencia rodeada de flores

El jardín brinda un entorno único para las diferentes actividades, tanto para los que ahí se hospedan como para los que se acercan para tomar el té, rodeados de aromas de sus rosas inglesas y las demás flores.

“La naturaleza de nuestras mentes inquietas nos llevan siempre a generar nuevos desafíos”, resume Ezequiel.

Revista Jardin

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas