19 C
Buenos Aires
InicioTecnoMito o realidad: qué hay de cierto en la teoría de que...

Mito o realidad: qué hay de cierto en la teoría de que los celulares escuchan conversaciones para mostrar publicidades

¿A quién no se le cruzó alguna vez la idea que su celular lo estaba «escuchando»? La escena ya es un clásico de los tiempos que corren: minutos después de mencionar en voz alta un determinado producto o destino turístico, una publicidad sorpresivamente personalizada aparece en redes sociales o el navegador del teléfono.

Es un mito que involucra a Google (Android) y a Apple (iPhone), pero que los expertos desestiman por completo.

Muchos abonan a la teoría de que el smartphone escucha conversaciones teoría luego de encontrarse con información relacionada en internet, la bandeja de correo de mail o un posteo en redes sociales sobre un tema que salió en una conversación fuera del entorno digital.

Según un informe reciente de la firma de ciberseguridad Wandera, sus ingenieros llevaron a cabo experimentos puntuales para investigar si efectivamente los móviles escuchan a los usuarios sin su conocimiento.

El trabajo de campo se realizó en una habitación con sonido, allí colocaron dos teléfonos, un Samsung con sistema Android y un iPhone de Apple, reproduciendo un anuncio sobre comida para mascotas durante 30 minutos. Otros dos teléfonos idénticos se ubicaron en una habitación silenciosa.

A pesar de mantener abiertas aplicaciones como Facebook, Instagram, Google Chrome, SnapChat, Youtube y Amazon, y otorgar todos los permisos necesarios, los especialistas en ciberseguridad no encontraron evidencia de que los teléfonos estuvieran escuchando en secreto.

Durante tres días de pruebas, los investigadores buscaron anuncios relacionados con comida para perros en cada plataforma y sitio web visitado, además de analizar el uso de datos y batería en los teléfonos durante la fase experimental. «No se observaron anuncios relevantes ni aumentos significativos de ambas variables en los teléfonos ubicados en la habitación con sonido», concluyeron.

La actividad de los teléfonos en ambas configuraciones fue similar, según aseguraron, registrando datos transferidos a bajos niveles, lejos de las cantidades asociadas con asistentes virtuales activados como Siri o Hey Google.

James Mack, ingeniero de sistemas en Wandera, señaló que los datos obtenidos en las pruebas fueron considerablemente menores que los recopilados por asistentes virtuales, indicando que las grabaciones constantes de conversaciones y su posterior carga a la nube no ocurrieron en las aplicaciones analizadas.

Por estas razones, el mito que los smartphones con soporte Android (Google) o iOS (Apple) que escuchan secretamente a los usuarios para mostrar anuncios personalizados carece de evidencia sustancial.

Empresas de ciberseguridad como Kaspersk, Avast o ESET, que investigaron sobre el tema, coinciden en que no hay pruebas que respalden esta teoría popular.

«Si bien los smartphones tienen la capacidad de escucharnos, ya que están equipados con micrófonos que se utilizan para una serie de funciones, como el reconocimiento de voz, la activación de asistentes virtuales y la grabación de audio; no hay evidencia concluyente que sugiera que estén grabando o escuchando nuestras conversaciones de manera constante», reveló Mario Micucci, Investigador de Seguridad Informática de ESET Latinoamérica.

Leandro Cuozzo, analista de la agencia de seguridad informática Kaspersy, reconoció que el si bien el celular puede tecnicamente escuchar conversaciones, al fin y al cabo «es un mito urbano».

«Esta falsa creencia se hizo popular por la gran proliferación del marketing dirigido, donde los anuncios que vemos online parecen haberse creado específicamente para nosotros o que directamente fueron extraídos de nuestras conversaciones diarias», aseguró en una charla con Clarín.

En algunos casos, las empresas tecnológicas admitieron que sus aplicaciones graban audio en segundo plano, pero generalmente lo hacen solo para fines de diagnóstico o mejora de la experiencia del usuario.

Entonces, encontrarse con publicidades sospechosas después de mencionar determinado tema, ¿es casualidad? En realidad, no: los teléfonos recopilan una cantidad significativa de información sobre sus usuarios, incluso sin la necesidad de utilizar el micrófono: la ubicación, actividades en internet y las interacciones con las aplicaciones son algunos de los datos más sensibles.

Todas esa información puede utilizarse para crear perfiles de usuario en base a sus intereses, búsquedas y hábitos, que luego pueden utilizarse para mostrar publicidad personalizada, como puede verse en Instagram.

Marketing digital: así «escuchan» los celulares

El iPhone, en la mira.El iPhone, en la mira.

Los gigantes de la industria mobile se alimentan de los datos de sus usuarios. Ellos necesitan imperiosamente la recopilación y análisis de grandes cantidades de información que, al fin y al cabo, son fundamentales para generar campañas publicitarias en Internet. Una suerte de «escucha» secreta para el usuario desprevenido.

De acuerdo a su política de privacidad, Google asegura capturar de sus usuarios las preferencias y datos de uso, mensajes de Gmail, perfil de Google+, fotos, videos, datos del historial de navegación, búsquedas de mapas, documentos y otro contenido alojados en su nube. Luego, toda esa información es compartida con redes de publicidad que utilizan algoritmos potentes para personalizar los anuncios según sus intereses y comportamientos.

Por su parte, Apple guarda cierta similitud con la política de privacidad de su principal rival en los dispositivos móviles. recolectar datos de las aplicaciones que utilizan los usuarios, las búsquedas dentro de las apps de Apple -como la App Store- y datos analíticos.

Incluso, los datos que recogen de los iPhone y el resto del ecosistema de productos pueden incluir la ubicación del dispositivo, aspectos de la salud y la forma física; aunque solo con el permiso del usuario.

«A veces, la coincidencia de anuncios con temas discutidos recientemente puede generar la percepción de que el teléfono está «escuchando» pero al fin y al cabo es el usuario el que en algún momento acepto los términos y condiciones de las aplicaciones instaladas en el dispositivo», sintetizó Mario Micucci.

«Un like en Instagram, una búsqueda en Google o hasta el tiempo que pasamos leyendo una noticia en algún portal, son datos que pueden ser utilizados para crear un perfil de nuestra persona, que posteriormente se puede ajustar a una publicidad pensada para un grupo específico donde podemos encasillar», plantea Leandro Cuozzo.

Y resalta al respecto: «Es bastante probable que nuestras conversaciones con amigos sobre algún producto o un futuro viaje estén vinculadas a algo que hayamos visualizado o interactuado anteriormente con nuestros teléfonos celulares, y que pronto nos aparecerá como publicidad. No escucharon tu conversación, solo tu perfil coincidió con la publicidad dirigida«.

Por otro lado está el píxel de conversión que, como se describe, es una herramienta real y poderosa para medir y optimizar campañas publicitarias.

Este fragmento de código se inserta en los sitios de internet para rastrear la actividad de los usuarios, permitiendo a los especialistas en marketing recopilar información valiosa sobre el comportamiento del usuario en el sitio.

Básicamente, los datos que se obtienen del comportamiento de búsqueda de los usuarios luego es utilizada para crear campañas publicitarias más efectivas y personalizadas, además de permitir el seguimiento de conversiones para evaluar el éxito de las campañas y realizar ajustes según sea necesario.

Por su parte, los anunciantes emplean también métodos sofisticados basados en datos de ubicación y historial de navegación para determinar perfiles de usuarios y anticipar sus preferencias de compra.

«Una manera de protegernos es limitando los permisos de las aplicaciones, revisar a que tiene acceso, por ejemplo, el micrófono o la cámara. Si no es necesario, se recomienda desactivar los permisos que no usamos», agrega Javier Rincón, Director Regional Latam Avast.

Cómo evitar que Google y Apple registren tu actividad

Google Assistant utiliza el micrófono del celular para responder consultas. Google Assistant utiliza el micrófono del celular para responder consultas.

Para fortalecer la privacidad del micrófono en los celulares Samsung, Motorola, Xiaomi o los iPhone en todas sus generaciones y familias, habrá que seguir una serie de pasos:

En el caso de los Android hay que bloquear el acceso al micrófono desde la sección de «Ajustes», luego a la app de Google, seleccionar «Permisos» y desactiva la opción de «Micrófono». Este paso asegura que el celular no tendrá acceso sin la autorización final del usuario.

Otro dato a tener en cuenta está en desactivar la función del asistente inteligente «Ok, Google» para limitar el acceso constante del asistente de Google al micrófono.

Para eso hay que dirigirse a la sección «Ajustes», luego a Google, elige «Opción de Búsqueda», después «Voz», «Reconocimiento de voz» y selecciona «Desactivar» en la opción «Ok, Google». Este cambio permite activar el micrófono solo cuando sea necesario utilizar el asistente, ofreciendo mayor control sobre tus interacciones de voz.

Siri, el asistente de los iPhone.Siri, el asistente de los iPhone.

Para aquellos que tienen iPhone la situación es diferente, ya que en lugar del Asistente de Google, el micrófono está activado por defecto con el asistente virtual Siri.

Para desactivar el micrófono, primero, habrá que ingresar en la opción «Configuración» desde la pantalla de inicio. Una vez dentro, seleccionar deberás «Siri y Buscar», ya que en ese apartado están «Escuchar a ‘Oye Siri'» y «Pulsar para Siri». Al desactivar ambas, el asistente inteligente de Apple dejará de responder a comandos de voz y a la pulsación del botón de inicio.

SL

Más noticias
Noticias Relacionadas