12.7 C
Buenos Aires
InicioEconomíaAlerta por posible aluvión de cuasimonedas: cuáles son los riesgos de este...

Alerta por posible aluvión de cuasimonedas: cuáles son los riesgos de este «salvavidas financiero»

La provincia de La Rioja tiró la «primera moneda» al aprobar este miércoles la emisión de un equivalente de hasta $22.500 millones en una cuasimoneda, hecho que no se producía en el país desde la crisis de 2001 y que genera algunos riesgos en las transacciones, como la perdida de poder de compra de este medio de pago. Incluso, los efectos negativos no sólo son para este territorio, sino que puede impactar a nivel nacional, ya que si estas impresiones se contagian a otros lugares existe un potencial de acelerar aún más a la inflación. Y el Presidente Javier Milei advirtió que «no las rescatará».

El temor del mercado es que la impresión de billetes paralelos al peso se expanda a otras provincias que requieren financiar sus gastos de esta manera. De hecho, Axel Kicillof (Buenos Aires) y Claudio Poggi (San Luis) mencionaron en los últimos días la posibilidad de sumarse.

Cabe recordar que las cuasimonedas son bonos provinciales que utilizan los gobiernos subnacionales y nacional para hacer frente al pago de sueldos y otros gastos corrientes, y que terminan circulando en la economía junto con el peso argentino.

En el caso de La Rioja, la Legislatura provincial aprobó la impresión del llamado «Bocade» (Bonos de Cancelación de Deuda), o «Chacho» (su nombre menos técnico), en homenaje al caudillo Ángel Vicente Peñaloza.

Este gobierno de dicho territorio aclaró que el valor nominal que expresa cada bono «será equivalente por cada unidad impresa en el bono al peso de circulación legal en las denominaciones pertinentes». Es decir, un «Bocade» valdrá un peso.

Si bien se presenta un problema que podría tener una contienda judicial, ya que el gobierno nacional podría catalogar esta medida de «inconstitucional», debido a que, salvo la provincia Buenos Aires que no había adherido a la primera versión de la Constitución de Argentina original de 1853, todas las demás provincias delegaron la facultad de emitir moneda en la gestión central.

La provincia de La Rioja aprobó la emisión de una cuasimoneda para pagarles a empleados y proveedores locales.

La provincia de La Rioja aprobó la emisión de una cuasimoneda para pagarles a empleados y proveedores locales.

Por eso, en caso de avanzar esta determinación de La Rioja, podría traer riesgos en las transacciones de sus habitantes y desfasajes en sus finanzas.

Cuasimonedas versus pesos

El riesgo que tiene la impresión de estas cuasimonedas es que puede ir perdiendo valor frente al peso, por un tema de restricciones en su aceptación en el resto del país y por oferta y demanda.

«Se ha demostrado que son una estafa del gobierno provincial a sus ciudadanos porque termina pasando que, como empiezan a emitir mucho de esas cuasimonedas, comienzan a perder valor, porque sólo pueden ser usadas en ese territorio. Por ende, si se necesita adquirir algo de afuera de esa provincia, se lo debe comprar con pesos», dice a iProfesional Aldo Abram, economista de la Fundación Libertad Y Progreso.

Y agrega: «Entonces, bajo esta mecánica, se usa dentro de ese territorio cada vez más esas cuasimonedas y menos pesos, porque todos los pesos se ´van´ de la provincia para comprar cosas de otros lados. Así, el problema que se genera es que se necesitarán pesos para traer productos de fuera de La Rioja, y las cuasimonedas comienzan a cotizar por debajo de la par».

Es decir, para adquirir pesos, en ese intercambio se le empiezan a hacer descuentos al valor de esas cuasimonedas. Algo que genera una pérdida de poder de compra a esos bonos al portador de cancelación de deuda.

«En 2001, hubo casos en que algunas de estas cuasimonedas llegaron a valer hasta la mitad de lo que decía su valor nominal. Al mismo tiempo, mucha gente hizo mucha plata porque compraban esa cuasimoneda a la mitad y luego pagaban sus deudas al Estado al valor que figuraba en el papel. Es decir, salían ganando», recuerda Abram.

Por su parte, Isaias Marini, economista de Consultatio, acota a este medio que, en el corto plazo, «pueden suponer un alivio financiero para las provincias con déficit estructural y alta dependencia de las transferencias del Estado nacional en un contexto de consolidación fiscal y recesión. Pero como todo bono, la falta de confianza en el emisor -entre otros factores-, puede llevarlo a cotizar por debajo de la par, con lo que sus tenedores sufrirían una pérdida de capital».

En esa línea, José Dapena, economista y director del Departamento de Finanzas de la UCEMA, suma a iProfesional: «Aquellos interesados en esta moneda van a ser los que paguen los impuestos, ya que si tienen algún poder en el mercado y poseen pesos van a poder comprarla con un descuento, que puede ser de entre 5% a 10%, por ejemplo, a aquél que la tenga. Ese va a ser el ´impuesto inflacionario´ que deberá pagar el que la posea, como es el caso de los empleados públicos, que recibirán el 30% de su salario en cuasimonedas».

El riesgo que tienen las cuasimonedas a nivel nacional es que pueden generar más inflación por menor demanda de pesos.

El riesgo que tienen las cuasimonedas a nivel nacional es que pueden generar más inflación por menor demanda de pesos.

Cuasimonedas y efecto en inflación

Otro de los riesgos que se abre con que comience a emitirse un abanico de cuasimonedas es que puede presionar aún más a la inflación nacional.

«Si las provincias efectivamente comienzan a emitir estas cuasimonedas nuevamente, el apretón monetario del Banco Central para ponerle un freno a la inflación se vería contrarrestado y podría derivar en el mediano plazo en mayor inflación«, alerta Marini.

A ello suma Abram: «Si el gobierno provincial impone esta medida a la gente, obliga a cobrar a los empleados públicos y proveedores en esa cuasimoneda, con lo cual tiende a sustituir el uso del peso en esa provincia. Eso quiere decir que será menor la demanda de pesos, por lo que también valdrá menos la moneda nacional. Y eso genera más inflación».

A ello se le suma otro riesgo que se vincula un menor respaldo debido a la advertencia del Presidente Javier Milei ya que, a través de la cuenta de la red social X, aclaró que «a diferencia de lo que pasó en el pasado, de ningún modo van a ser rescatadas por el Gobierno Nacional».

En resumen, según sostiene Salvador Vitelli, economista de Romano Group a iProfesional, lanzar una cuasimoneda es una «emisión de deuda de una provincia para solventar los gastos que no puede cubrir con su propia recaudación de impuestos y coparticipación. En definitiva, es una fiel representación de lo deterioradas que tiene sus cuentas públicas. Por ende, los riesgos que la emisión lleva es a una mayor inflación y un repudio del público a su cuasimoneda».

Más noticias
Noticias Relacionadas