10.3 C
Buenos Aires
InicioEconomíaAcuerdo con FMI trajo alivio pero no alcanza: el mercado prevé más...

Acuerdo con FMI trajo alivio pero no alcanza: el mercado prevé más presión sobre el dólar

Martín Rapetti, un académico experto en estabilizaciones económicas, está convencido de que a Javier Milei le costará encaminar la economía. Cree que la inflación promedio del primer cuatrimestre se acercará al 20% mensual. Un recorrido muy diferente al que tiene Luis Caputo.

Rapetti, fundador y director de la consultora Equilibra, es enfático en su análisis: «Lo que estamos viendo no es un plan de estabilización, y me preocuparía si el Gobierno piensa que sí lo está aplicando. Porque no es así».

Para el economista, en la dinámica actual no se dan las condiciones para ilusionarse con una estabilización. Se pliega a quienes, también dentro del club de economistas profesionales, sostienen que habrá un nuevo salto del dólar más adelante. Casi seguro antes de la cosecha gruesa, cuyo pico de liquidación se en el mes de abril

La mirada que va ganando terreno entre financistas y empresarios apunta a un nuevo test sobre el mercado del dólar. 

Un test que podría llegar más temprano que tarde, a medida que quede en claro que el Gobierno no puede quebrar la inercia inflacionaria y el tipo de cambio oficial se retrasa más y más.

El acuerdo con el FMI no termina de convencer al mercado

El último acuerdo con el Fondo no terminó de despejar incógnitas en el mercado. Repetti lo pone blanco sobre negro: «Wall Street y los inversores locales, pero también en los organismos internacionales quieren ver primero, antes de aportar con fondos frescos o inversiones».

El tiempo de espera puede llegar hasta mediados de año. El lente de los operadores, inversores, economistas y de los organismos apunta a la dinámica inflacionaria y a la gobernabilidad de La Libertad Avanza, un verdadero experimento en los últimos 40 años de democracia.

Al mercado no le alcanza

Al mercado no le alcanzó con el acuerdo que cerró Milei con el Gobierno y la incertidumbre se mantiene.

Hasta acá, se desconoce el margen de maniobra y la gestión que desplegará Milei y su equipo de ministros. Quedará más claro con el debate en ambos recintos del Congreso de la Ley ómnibus. ¿Podrá el Presidente aprobar en el Parlamento las leyes que cree imprescindibles para gobernar?

Jubilaciones o superávit fiscal: para el mercado, ambas no son posibles

Además del proceso inflacionario, hay otra cuestión que mantiene bajo alerta al mundillo de economistas profesionales y a la City: la dinámica fiscal.

¿Cómo se las arreglará Milei-Caputo para alcanzar la meta comprometida con el FMI? No es fácil llegar a un superávit del 2% del PIB en las cuentas públicas.

En la última conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda, Caputo aseguró que «los jubilados no van a perder poder adquisitivo», a pesar de la suspensión de la fórmula.

En el mercado creen que, de ser así, entonces el ministro no podrá cumplir con la meta comprometida con el Fondo. Hoy en día, el gasto público hacia el pago de las jubilaciones, pensiones y planes sociales se lleva el 65% de la torta.

Otro punto que desde la City algunos le cuestionan a Caputo refiere a la recaudación impositiva. ¿Podrá sostener el objetivo de un superávit primario, si la actividad se desploma por el ajuste y se recaudan menos impuestos? Es una de las dudas a disipar en los próximos meses, incluso una vez que se conozcan los detalles del acuerdo rubricado con el Fondo Monetario.

Luis Caputo

Luis Caputo aseguró que los jubilados no perderán poder adquisitivo y se compretió con el FMI a lograr superávit fiscal.

Cierto es que, así como la recaudación de algunos gravámenes empeorarán -como el IVA y, hay que ver Ganancias si sale la reversión que se quiere introducir tras la eliminación de finales del año pasado-, hay otros impuestos que mejorarán en forma notable este año.

En concreto, todas las fichas están puestas en la recaudación por los derechos a las exportaciones. Después de la sequía, que dejó un impacto negativo por u$s20.000 millones, ahora la próxima cosecha luce como el principal activo que tiene el gobierno de Milei en el corto plazo.

Sin esa cosecha por delante, hoy en día las expectativas del mercado serían infinitamente peores.

Aun así, cuando todos los analistas de mercado computan un ingreso de al menos lo perdido el año pasado, el mercado cambiario sigue bajo tensión.

Presión cambiaria: efecto multicausal

El último reporte de la consultora 1816 da indicios de al menos seis causas que se conjugaron para explicar la mayor presión cambiaria de la última semana. Va desde la mayor demanda de CCL por parte de importadores que no consiguen aún conseguir dólares en el MULC a una caída en la oferta de divisas por parte de los exportadores, que especulan con que al Gobierno no le saldrá bien el «crawling peg» del 2% mensual.

También influye la caída en la demanda de pesos, un efecto estacional, en medio de las tasas de interés negativas. También, el empeoramiento del contexto internacional (emergentes) y, por último, la incertidumbre política, con el Gobierno empujando la Ley Ómnibus en el Parlamento. Para los observadores, la suerte que corra esa mega ley definirá el margen de gobernabilidad inicial de la administración Milei. Nada menos.

Más noticias
Noticias Relacionadas