12.7 C
Buenos Aires
InicioSociedadEn Irán siguen azotando a mujeres por no usar velo: 74 latigazos...

En Irán siguen azotando a mujeres por no usar velo: 74 latigazos a Roya Heshamti

El salvajismo conque el fundamentalismo iraní castiga a las mujeres ha generado ya protestas en todo el mundo, y en las últimas horas se supo de un nuevo caso de una detenida que recibió 74 latigazos como consecuencia de «haber ofendido la moral pública» al no usar el velo, situación que además de esa brutal golpiza le valió ser condenada a pagar una multa por no cubrirse la cabeza con el riguroso velo musulmán mientras caminaba por la calle.

Lo informó un vocero judicial iraní, indicando que «la condenada, Roya Heshamti (33), fomentó la permisividad (al salir) de forma despreciable a lugares muy concurridos de Teherán»,. El tema fue confirmado además en el portal del sitio web Mizan Online, del poder judicial iraní, donde se detaló que «la sentencia de 74 latigazos se aplicó de acuerdo con la ley y la sharia (…) por violar la moral pública».

Roya Heshamti
X @eduardomenoni

El uso de velo por parte de todas las mujeres en lugares públicos de Irán, incluso las extranjeras, es obligatorio desde la Revolución Islámica de 1979, por lo que la ley obliga a estas a cubrir tanto su cuello como su cabeza.

El abogado de la mujer azotada, Maziar Tatati, habló con el diario reformista iraní Shargh y detalló que la sentenciada había sido detenida en abril ni siquiera por una situación en la calle, sino «por haber publicado una foto sin velo en las redes sociales»

El castigo con latigazos por incumplir con el código de vestimenta se enmarca en que las autoridades iraníes toman medidas cada vez más duras contra quienes desafían las reglas del fundamentalismo religioso, luego de las protestas masivas que se produjeron luego de la muerte de Mahsa Amini en 2022.

Irán: se registró un centenar de muertos por dos atentados

Amini, de 22 años, había sido arrestada en septiembre de 2022 también por violar el código de vestimenta de la República Islámica, y su asesinato desencadenó un movimiento de protesta que llevó a que cada vez más mujeres iraníes se animaran a aparecer sin velo en lugares públicos.

Durante las manifestaciones las mujeres se despojaban de sus pañuelos e incluso lllegaron a quemarlos, situación a la que el gobierno reaccinó con durísimas penas, además de montar cámaras de vigilancia en las calles, multiplicar las patrullas policiales y hasta detener a quienes aun en sus casas se fotografiaban sin velo en redes sociales.


AS./HB

Más noticias
Noticias Relacionadas