11.2 C
Buenos Aires
InicioDeportesEl hincha que atropelló a la gran figura del Torino, fue presidente...

El hincha que atropelló a la gran figura del Torino, fue presidente del club y lo llevó a la quiebra

Attilio Romero estuvo involucrado en dos de los hechos más trágicos del equipo granate en Italia. Su increíble historia y el arrepentimiento.

Attilio Romero, ex directivo de Fiat, destruyó el club del cual era fanático. (Foto Rai)

Attilio Romero, ex directivo de Fiat, destruyó el club del cual era fanático. (Foto Rai)Por: RAI

La fortaleza del Inter, Milan y Juventus en Italia se vio jaqueada durante los inicios del campeonato local por el poderoso Torino, que llegó a conseguir cinco títulos de liga consecutivos. Sin embargo, el elenco granate sufrió una serie de tragedias que lo hundieron en la miseria: un plantel completo murió por un accidente de avión y, tiempo después, su máxima figura falleció a raíz de un hincha que lo atropelló y que luego fundió al club siendo presidente.

Leé también: Vélez, obligado a mejorar su promedio, oficializó la llegada de Gustavo Quinteros como nuevo entrenador

Attilio Romero, el gran protagonista de la historia, apareció en escena luego de la catástrofe de Superga: en 1949, cuando el conjunto piamontés era una de las grandes potencias del Viejo Continente, el vuelo que trasladaba a 18 futbolistas y a otras 13 víctimas mortales desde Lisboa hasta la península itálica se estrelló contra un muro de contención en el sector posterior de una basílica situada en la colina de Turín.

Tras una década y media, el Toro emprendió un arduo proceso de reconstrucción y decidió volver a la elite europea con una contratación de lujo: Luigi Meroni -más conocido como Gigi-, talentoso volante creativo que fue traspasado directo desde el Genoa y se transformó en ídolo a lo largo de las tres temporadas en las que jugó en la institución.

La trágica historia de Attilio Romero en el Torino: el choque que terminó con la vida de Gigi Meroni

El inicio de la campaña de 1967/68 fue positiva para el Torino, con tan solo una derrota en cuatro encuentros disputados. Una vez consumada la goleada por 4-1 frente a la Sampdoria, Gigi Meroni salió del hotel en el que se hospedaba el staff profesional junto a su compañero Fabrizio Poletti, pero jamás se imaginó lo que ocurriría después: un joven fanático de apenas 19 años se topó con los jugadores y arrolló con su auto al crack.

Pronto se supo que el chico involucrado en el choque era Attilio Romero, que conducía un Fiat 124 Coupe: Gigi sufrió las fracturas de la pelvis y las dos piernas y, producto de una grave hemorragia interna, murió prácticamente en el acto.

“Yo veo un automóvil que se le acerca en sentido opuesto, él se asusta, da un paso hacia atrás y lo embestí, pero también lo embistió otro coche”, confesó Romero, futuro presidente del cuadro italiano.

Attilio Romero (segundo desde la derecha) asumió como presidente del Toro en el 2000.

Attilio Romero (segundo desde la derecha) asumió como presidente del Toro en el 2000.

Lo cierto es que el otrora adolescente cayó sumido en una profunda depresión y se declaró culpable frente a la Justicia, pero los abogados convocados por su padre lo absolvieron de los hechos.

Curiosamente, 33 años después, el propietario del Toro, Francesco Ciminelli, le ofreció la presidencia del club a Attilio Romero a modo de revancha personal y con un objetivo claro: devolver al rival de la Vecchia Signora a la Serie A.

La trágica historia de Attilio Romero en el Torino: la gestión que llevó al equipo a la bancarrota

La gestión de Attilio Romero fue una montaña rusa apenas empezó: subió a la máxima categoría y, sin escalas, volvió a la divisional de plata.

Los excesos en cuanto a los montos en las contrataciones llevadas a cabo por el mandatario y los resultados que no acompañaban complejizaron su gestión, pero todo empeoró cuando volvió a conseguir el ascenso.

En 2005, cuando se había ganado la chance de disputar el torneo doméstico con los mejores, las deudas con la Federación y la continua evasión de impuestos provocaron que el club fuera declarado en bancarrota.

Leé también: Emiliano Martínez quedó segundo en un ranking de mejores arqueros del mundo en 2023: quién lo superó

Incluso, el equipo dejó de existir como tal y debió cambiar su nombre oficial: pasó a ser Torino Football Club y resurgió de entre las cenizas. Attilio Romero, por su parte, fue condenado a dos años de cárcel por malversación de fondos y manejos espurios de dinero.

“Mi epílogo no es perdonable. El fracaso es un dolor muy grande, me arrepiento de haber conducido el club”, exclamó Romero en 2017, ya alejado definitivamente de los puestos de poder. La pasión por la institución de sus amores acabó por matarlo dos veces.

Más noticias
Noticias Relacionadas