17 C
Buenos Aires
InicioSociedadDudas y desencanto: los primeros efectos del DNU en el rubro de...

Dudas y desencanto: los primeros efectos del DNU en el rubro de salud

Mientras corre la cuenta regresiva para el inicio de la vigencia del DNU de desregulación, el sector de la salud se estremece. Es que se convertirá en uno de los rubros más afectados por los eventuales cambios que irán desde la liberación de precios de servicios de salud a cambios significativos en la forma de comercializar medicamentos, el fin de las recetas tradicionales y grandes novedades en materia de farmacias, su formato y responsabilidades.

El peso de las críticas son muchos: desde el propio sector de las empresas prepagas que proponen sentarse a consensuar sus próximos aumentos, a sectores del Frente de Todos como Nicolás Kreplak, ministro de salud de la provincia de Buenos Aires, que publicó un largo hilo en la red X con su postura. Básicamente, Kreplak asegura que el DNU “es un verdadero retroceso, un atropello provocador, violento y antidemocrático. La construcción de un sistema que garantice más y mejor salud debe ser de manera integrada entre todos los subsectores. Esto (el DNU) rompe el sistema social, perjudica a la población y beneficia a las empresas”.

La Confederación Farmacéutica Argentina (CoFa) tampoco anduvo con vueltas. Según su comunicado, “esta medida pone en riesgo la salud de la población y el acceso de todos a los medicamentos”. Y aclara que, si no hay cambios, “se habilitará la venta libre de medicamentos en la vía pública, kioscos y otros comercios; interpretando que un medicamento de venta libre no es un medicamento, es decir, un producto farmacéutico que debe respetar debidas condiciones de mantenimiento y almacenamiento, y cuya administración responde a la de cualquier otro medicamento, que consumido en dosis inadecuadas puede causar gravísimas consecuencias a la salud de las personas (medicamentos comunes mal utilizados o mal almacenados pueden causar sangrado gástrico, por ejemplo, intoxicación o interacciones graves)”.

«Aunque algunas medidas son positivas, tiene una visión sesgada, que no observa un modelo integral»

Agrega que “cualquier persona sin título habilitante puede estar a cargo de la farmacia. Es decir que no habrá un profesional que garantice la calidad, origen y seguridad de los medicamentos que se dispensan”.

Por su parte Rubén Torres, director de Políticas Sanitarias y salud pública en el Instituto de Política, Economía y Gestión en Salud (Ipegsa), realizó un completo análisis de las partes del DNU que refieren a temas de salud. Este trabajo se resume en lo siguiente: las medidas anunciadas no implican una reforma sectorial, sino una mera apertura al sector privado, desde una desregulación plena, en el supuesto de que será el mercado quien finalmente ordene la fragmentación y segmentación del sistema. “Pero”, agregó, “existe una ausencia de rumbo que en términos de salud son la equidad y la solidaridad, ambas condiciones centrales para la libertad”.

Cinco hospitales públicos argentinos, entre los mejores de Latinoamérica

El experto afirmó que “se intenta reducir la intermediación, lo cual es positivo, pero quedan dudas respecto al impacto de las medidas: ¿tienden a mejorar la eficiencia, reducen los costos de transacción, van a mejorar la accesibilidad de los pacientes a la atención médica? 

Además, recordó que la normativa propuesta no incluye a las obras sociales provinciales ni universitarias, derechos especiales, o el Instituto Nacional de Jubilados y Pensionados. Tal vez lo más complejo es que no refiere detalles de la garantía de acceso universal (lo detallado en el PMO) para aquellos que no tienen otra cobertura que la pública, ni a mejoras en programas de salud universales (Remediar, SUMAR, etc.). “En definitiva”, concluye su análisis, “aunque algunas de las medidas resultan positivas, parece una visión parcial, sesgada, que no observa un modelo integral”.

 

Más noticias
Noticias Relacionadas