17.5 C
Buenos Aires
InicioEconomíaTierras para extranjeros: qué cambia tras el DNU de Milei y dónde...

Tierras para extranjeros: qué cambia tras el DNU de Milei y dónde se concentra el interés por el control del territorio

La postura de Javier Milei de quitar al máximo las regulaciones vuelve a disparar la preocupación en torno al posicionamiento de los capitales extranjeros en espacios estratégicos, desde lo económico y lo ambiental, de la Argentina. La decisión del mandatario de derogar la ley 26.737 que fijaba límites a las posibilidades de compras de tierras por parte de inversionistas foráneos implica, en concreto, reinaugurar la opción de que ese empresariado obtenga el control completo de áreas clave sin ningún tipo de traba. Semejante alternativa, existente previo a la implementación de la 26.737, permitió que nombres como el controvertido Joe Lewis terminen por apropiarse de sitios como el Lago Escondido.

«Es menester derogar la Ley 26.737 que limita el derecho de propiedad sobre la tierra rural y las inversiones en el sector», indicó el Gobierno en la presentación de su reciente DNU. La decisión de Milei y su equipo acaba con el límite de 15 por ciento que, en términos de posesión de tierras rurales por parte de extranjeros a nivel municipal, provincial y nacional, fijaba el marco.

Otro aspecto relevante que establecía la normativa: «En ningún caso las personas físicas o jurídicas, de una misma nacionalidad extranjera, podrán superar el treinta por ciento (30%) del porcentual asignado en el artículo precedente a la titularidad o posesión extranjera sobre tierras rurales».

Preocupación ante el creciente interés extranjero

Por último, la norma impedía a los extranjeros controlar más de 1.000 hectáreas en puntos como la Zona Núcleo, el corazón del agronegocio en la Argentina. Con el cambio de régimen, también esa área podrá volverse propiedad de inversionistas o capital trasnacionales.

Recientemente, el avance de los capitales foráneos, tras la ola protagonizada por el mencionado Lewis, Benetton y Tompkins, entre otros apellidos y en tiempos previos a la ley 26.737 reavivó las reacciones en zonas como El Bolsón, en Río Negro, donde se ha denunciado el desembarco del emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, en un área que le garantizaría el control de la naciente del río Chubut.

En Chubut, organizaciones de sociales y empresariales del Valle señalaron a mediados de este año que los inversionistas externos buscan posicionarse en zonas con disponibilidad de agua, terrenos aptos para el desarrollo inmobiliario y, sobre todo en los últimos tres años, espacios donde puedan llevarse a cabo a instalación de proyectos energéticos con foco en la generación eólica.

Joe Lewis, uno de los empresarios extranjeros que controla áreas clave en la Argentina.

Joe Lewis, uno de los empresarios extranjeros que controla áreas clave en la Argentina.

Ya en el Norte, la predilección de los capitales extranjeros se concentra en zonas con posibilidades para la actividad minera –foco en el litio y los metales preciosos–.

Pero también predomina el interés por la explotación de áreas forestales como en el caso de Misiones. En ese distrito provincial resalta la situación de la chilena Arauco, dueña de más de 233.000 hectáreas sembradas en su gran mayoría con especies para la producción de celulosa.

Interés geopolítico y presencia extranjera

La geopolítica también juega su «partido» a partir de la presencia china en Bajada del Agrio, el interés por emplazar un puerto multipropósito en Tierra del Fuego, y el reciente intento de empresas anglo-estadounidenses por instalar un radar de gran potencia también en suelo fueguino.

Con la decisión de Milei de terminar con la 26.737, toda esta avanzada multiplicaría su velocidad de un modo nunca visto. Se abre la posibilidad concreta de que gran parte de los activos estratégicos del país, a partir del control territorial, queden mayormente atados a lo que disponga el capital extranjero.

Según el Registro Nacional de Tierras Rurales, el 5,23 por ciento del territorio argentino se encuentra hoy controlado por extranjeros –aquí sí se estaría cumpliendo la normativa aunque con las salvedades mencionadas–, pero los guarismos varían de acuerdo a las provincias.

En ese sentido, los porcentajes más elevados corresponden a Salta –11,56 por ciento–, Misiones –11,07 por ciento–, San Juan –10,48 por ciento–, Catamarca –8,64 por ciento– y Santa Cruz –8,11 por ciento–. Precisamente, distritos con fronteras en detrimento de provinciales centrales como Córdoba, La Pampa, Santa Fe o San Luis.

Más noticias
Noticias Relacionadas