Franco: El hijo del “Negro” Fontanarrosa y el mandato de trabajar creandoEspectáculos 

Franco: El hijo del “Negro” Fontanarrosa y el mandato de trabajar creando

“Desde chico convivo con esa idea de trabajar creando; eso hacía mi papá”, asegura el bajista y compositor Franco Fontanarrosa, hijo de Roberto Fontanarrosa, y que recuerda a su padre como un hombre que le gustaba la música, pero sin ser un entendido. “Me apoyó siempre, toda mi familia me apoyó en este camino y siempre aceptó mis tiempos. Nunca me dijo, por ejemplo, por qué no tratás de hacer un bolero (se ríe)”, señala Franco, uno de los músicos de espíritu inquieto en la escena del jazz experimental y que presenta este jueves 12, en Thelonious, Paraíso a la miseria, un audaz proyecto discográfico con música original compuesta para clarinete, bajo eléctrico, batería y cuarteto de cuerdas.

Hablar del Negro Fontanarrosa es siempre una invitación a repasar sus historias, sus cuentos, sus frases como aquella de “¿Qué futuro espero para mi hijo? Que los amigos sonrían al verlo llegar”.

“Me parece hermosa la frase –dice Franco-: Lo más lindo es que pretende algo básico, espera que yo sea una buena persona y además tiene mucha generosidad, porque pone poco peso sobre mí; no pretende que sea algo especial o diferente, ni el mejor ni el más exitoso; me hizo mucho bien ese comentario”, cuenta el bajista que además de su actual septeto, lidera La Mujer Barbuda, un cuarteto de música original y forma parte del Christy Doran’s Sound Fountain, del guitarrista suizo Christy Doran.

Franco Fontanarrosa nació en Rosario en abril de 1983; comenzó a tocar el bajo a los once años y a los 17 formó Fuga de cerebros, un reconocido grupo que tenía a Paula Shocrón en piano y a Alexis Perepelycia en batería. Músico Revelación del Festival de Jazz de Rosario, en 2001 se trasladó a Buenos Aires en 2003, donde formó parte de Capitanes de la Industria y del trío de la baterista Andrea Alvarez. En 2005 armó su proyecto La Mujer Barbuda, con el guitarrista Nicolás “Mu” Sánchez, precisamente con quien comenzó a tocar a los once años, en Rosario. Dos discos con este grupo y una fuerte presencia en la escena de la música jazz experimental, donde tocó con Enrique Norris, Wenchi Lazo, Bárbara Togander y Santiago Vázquez, entre otros, definen a este bajista y compositor como un músico original y creativo.

Respecto de su último trabajo dice que “refleja mi interés por la música contemporánea; escuché mucho de un determinado tipo de esta música y creo que ahí reside la esencia de estas composiciones. No soy un músico académico, aunque tomé clases con Marcelo Torres y Ernesto Jodos, diría que soy autodidacta. Paraíso a la miseria es un proyecto que tenía en mente; armar un ensamble de sección rítmica con cuarteto de cuerdas, pero no tenía forma de financiarlo así que me presenté para la beca INAMU (Instituto Nacional de Música) y lo gané. Recuerdo que a la alegría de haber conseguido el premio caí en que ahora me tengo que poner a escribir”, contó el músico.

En el estudio. Franco Fontanarrosa, concentrado.

“Con las primeras composiciones comencé a tomar clases con el pianista Diego Schissi, para traducir mi música para un cuarteto de cuerdas. Sabía lo que quería, un ensamble tímbrico con cuerdas y clarinete sobre un groove; una sonoridad claramente contemporánea sobre una base rítmica sólida”, explicó Fontanarrosa que cerrará este año en Thelonious para seguir en 2020 con fechas en marzo y abril, en Morán y en Cuerda Mecánica, respectivamente. “Si bien tengo una gira el año próximo por Europa y Brasil con el trío de Doran, mi proyecto central es seguir con el grupo haciendo esta música”, agrega el bajista. El septeto está compuesto por Martín Pantyrer en clarinete, Carto Brandán en batería, Guillermo Rubino y Rodrigo Beraldi en violines, Mariano Malamud en viola y Benjamín Báez en cello.

En efecto, la música de Paraíso a la miseria refleja un interesante cruce entre la atmósfera camarística contemporánea de las cuerdas y el clarinete con una sección rítmica abierta, en especial por la influencia de Brandán en los tambores. Cuatro composiciones que tienen un hilo conceptual sólido y un equilibrio entre estos dos mundos que se acercan sin conflicto en el que tanto las cuerdas como la base rítmica comparten el protagonismo.

Franco Fontanarrosa, al medio, acompañado por sus músicos.

Dónde y cuándo

Franco Fontanarrosa Septeto toca este jueves 12 de diciembre, a las 21, en Thelonious, Nicaragua 5549. Entrada $300.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment